San Juan de los Lagos quiso separarse de Jalisco

Existen grandes lagunas en la historia civil de nuestra población. La mayoría de los hechos históricos que se han escrito están centrados en aspectos religiosos y pocos son los sucesos civiles que conocemos de nuestra historia.

Para recuperarlos, debemos recurrir al pasado, guardado en la memoria de nuestros viejos. El acontecimiento de este artículo fue narrado por una honorable dama de San Juan de los Lagos, nacida a finales del siglo XIX, quien lamentablemente ya falleció. Con mente lúcida y memoria privilegiada me relató este hecho, mismo que escuchó de boca de sus abuelos y padres.

Al terminar la feria de diciembre, correspondiente al año de 1849, los comerciantes hicieron balance de sus utilidades. Para la mercancía extranjera fue un año especial, tuvo gran demanda y toda se terminó, en cambio, la cuarta parte de los productos nacionales no se vendieron, la mayoría de los regidores de la época culparon al gobierno departamental de Guadalajara, argumentando que ya no atendía las necesidades de la feria “como se hacía en tiempos anteriores”, cuando se arreglaban y vigilaban los caminos que conducían a San Juan.

Las autoridades de Guadalajara contestaron que aún no se reponían de los gastos hechos en forma extraordinaria durante la invasión armada de los norteamericanos al territorio nacional y el Ayuntamiento Sanjuanense no conforme con esa excusa, acordó promover la separación de San Juan del territorio de Jalisco y anexarse al de Guanajuato, cuyas autoridades ofrecían mayor concesión y garantías, además, invitaron a los habitantes de San Miguel el Alto a unírseles a este movimiento.

Cuando las autoridades de Guadalajara se dieron cuenta que la idea de separarse era real y que Guanajuato sí aceptaría anexarse a San Juan, para evitarlo se comprometieron a regresar a San Juan la mitad de todo el dinero cobrado en la ferias, con esta promesa las autoridades de San Juan desistieron de su empeño por separarse de Jalisco y no volvió a tocarse el tema.

No queda claro si las autoridades de Guadalajara al final cumplieron con regresar el dinero o todo fue un ardid político.

¿Usted que opina?

Fragmento tomado del Libro “San Juan a través del tiempo” del Círculo Histórico y Cultural Entre Amigos. Página 135 del artículo de José Alvarado Montes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *