¿Sabes qué hacer en caso de un desgarro del ligamento de la rodilla?

Al torcerse la rodilla o si se cae, puede desgarrarse el ligamento estabilizador que conecta el fémur con la  tibia, éste es el ligamento cruzado anterior y al desgarrarse se desenreda como si fuera una  trenza y no se cura solo. Afortunadamente existe la cirugía reconstructiva que ayuda a recuperar el completo movimiento de la pierna después del desgarro.

Desgarro del ligamento cruzado anterior

Los ligamentos son fibras duras, que no se extienden y que mantienen juntos los huesos. Los ligamentos cruzados de la articulación de la rodilla se cruzan de forma tal que brindan estabilidad cuando se está de pie.

Generalmente se desgarra el ligamento cruzado anterior al cambia repentinamente de dirección, o cuando se desacelera después de haber corrido o al saltar. Los más propensos a sufrir estos desgarros son los jóvenes  (15 a 25 años de edad) que practican baloncesto u otros deportes donde se juega con pivot. Al desgarrarse el ligamento se oye un ruido seco como si algo se rompiera, se doblan las rodillas y comienzan el dolor y la          hinchazón.

Los primeros tratamientos son descanso, hielo, compresión y elevación (conocido con la sigla inglesa de RICE), además se debe inmovilizar la rodilla con un entablillado, se deberán usar muletas y tomar analgésicos. Vea a su médico inmediatamente para que evalúe el daño.

 

La evaluación

El médico puede llevar a cabo un examen físico y le tomará radiografías para determinar el grado de daño del ligamento. La mayoría de las veces será necesaria la reconstrucción quirúrgica, el médico reemplazará el ligamento dañado con tejido saludable y fuerte que tomará de otra zona de la rodilla. Puede utilizar una  porción del tendón que está debajo de la rótula (tendón de la rótula) o el tendón de la corva. El médico  enhebra el tejido por dentro de la articulación de la rodilla y fija los extremos al fémur y a la tibia.

En algunos casos cuando este ligamento se desprende totalmente del hueso, se puede reparar, en caso de personas menos activas puede curarse de manera no quirúrgica a través de un programa de fortalecimiento muscular.

Resultado

En los casos quirúrgicos exitosos, se refuerza la rodilla y se recupera la estabilidad, lo que evita daños mayores y permite volver a la práctica deportiva. En los Estados Unidos de América los médicos atienden más de 95.000 casos anuales de desgarro de ligamento cruzado anterior y llevan a cabo casi 50.000 cirugías de reconstrucción de ligamentos, con un resultado exitoso en aproximadamente 85-92 por ciento de los casos.

Después de la reconstrucción del ligamento, será necesario hacer ejercicios de rehabilitación para volver  gradualmente a recuperar la flexibilidad y la estabilidad de la rodilla, al reforzar los músculos del muslo y de la pantorrilla, estos ayudan a brindar apoyo a la estructura reconstruida. Puede que sea necesario utilizar una rodillera durante un tiempo y tal vez no pueda practicar deportes durante un año después de la cirugía.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *