¿Sabes qué es el Grooming? conócelo y prevenlo

Los menores se encuentran expuestos a abusos al navegar la internet. Uno de ellos lo representa el grooming. Conóce sus 3 fases y cómo prevenirlo.

De acuerdo con la OCDE, México es el segundo productor de pornografía infantil en el mundo y uno de los primeros en abuso, violencia física y homicidios de menores de 14 años. El número de niños y niñas víctimas de trata, en México, aumentó 56.8% desde 2011.

La Asociación Mexicana de Internet señala que el 38% de los usuarios de internet tienen entre 6 y 18 años; la edad promedio de incursión dentro de los espacios digitales inicia a los 8 años.

Ya desde 2013 habían sido detectadas más de 12 mil cuentas personales donde se exhiben imágenes de explotación sexual a menores con edades entre 4 y 16 años.

En el país existen 80.6 millones de usuarios de internet (ENDUTIH 2019-INEGI) que se conectan a través de Smartphones (95.3%), computadoras portátitles (33.2%) y computadoras de escritorio (28.9%). Entre los grupos de edad de los usuarios, destacan los de 6-11 años (59.7%) y 12-17 años (87.8%).

El 20.3% de los usuarios de internet manifestaron que uno de los principales problemas al navegar fue el recibir mensajes por parte de personas desconocidas. Por este motivo, es preciso tomar cartas en el asunto pues ese contacto virtual puede darse por parte de un criminal de manera muy sutil.

La acción deliberada que ejerce un adulto para acosar a un menor de edad, mediante el uso de internet y con el objeto de ganarse su amistad, crear una conexión emocional, disminuir sus inhibiciones y abusar de él, se conoce como «grooming».

Para lograr sus fines, el acosador obtiene imágenes comprometedoras de su víctima y la amenaza con hacerlas públicas de no acceder a un encuentro personal. Este proceso de ‘grooming’ se desarrolla en 3 fases:

  1. Contacto y acercamiento.
    Puede darse de dos formas: la primera, cuando el acosador logra obtener fotos o videos del menor, mediante el robo de contraseñas o hackeo de cuentas, o bien, a través de terceros, conocidos del niño, utilizando ingeniería social.

    La segunda, quizá la más común, se da cuando el acosador, para lograr interactuar con su víctima, crea un perfil falso en una red social, en un foro, sala de chat o juego, haciéndose pasar por otro menor de edad y entabla una relación de amistad y confianza con la persona.
  2. Establecimiento de la relación.
    El proceso, que puede durar semanas o meses, se da en forma gradual y, en él, abundan los regalos virtuales –canciones o videos- y muestras de atención y afecto, derivando en el intercambio de contenidos de índole sensual, que resulta incluso ‘natural’ y no intimidatorio para el propio menor.
  3. Acoso.
    Cuando el acosador consigue imágenes o video de índole erótico del menor, comienza un periodo de chantaje, donde se amenaza a la víctima con hacer público el material, si no entregan nuevos videos o fotos o, bien, si no accede a un encuentro de tipo personal.

El acosador puede intentar extorsionar al menor, solicitándole dinero a cambio de borrar de su equipo el material gráfico obtenido que lo compromete. Lo cita en un lugar para efectuar el pago y eliminación de archivos, no obstante, en el encuentro, el menor es atacado y victimizado.

No debemos perder de vista que, además de personas enfermas, existen redes delincuenciales de tráfico y trata de personas que utilizan este tipo de tácticas para sus perversos fines. Por ello, considera las siguientes recomendaciones:

  1. Educación.
    Supervisa y orienta a los menores en sus sesiones de internet, alértalos y explícales los riesgos que corren al compartir datos o imágenes en internet con cualquier persona, incluso conocida. Concientízalos respecto de que no todo lo que ven y leen en internet es cierto y el hecho de que existen personas malintencionadas que se hacen pasar por otras. Adviérteles de las consecuencias legales de poseer o transmitir material o archivos, así como de la facilidad de ser identificados por la policía cibernética.
  2. Seguridad informática.
    Instrúyelos y asesóralos para establecer y utilizar contraseñas robustas y seguras en todos sus dispositivos, alentándolos a compartirlas única y exclusivamente con sus padres por razones de seguridad. Es importante que eviten utilizar la misma contraseña en sus diversas cuentas.
  3. Anonimato.
    Verifica que no indiquen su nombre completo en redes sociales, correos electrónicos o salas de chat, para impedir que desconocidos accedan a su información personal. De igual forma, que eviten el uso de apodos o ‘nicknames’, agresivos o sugestivos. Muéstrales cómo utilizar las herramientas de configuración de privacidad, evitando perfiles públicos, así como para que en caso de ser ‘etiquetados’ en redes sociales, el sistema les solicite su autorización y no se ‘etiqueten’ de forma automática con su nombre y perfil.
  4. Políticas de seguridad.
    Establece límites y horarios respecto del uso de internet. Como regla, no se debe utilizar cámara de video al chatear con desconocidos, ya que se corre el riesgo de que la persona del otro lado esté grabando lo que se dice y hace y, el material, pueda ser utilizado o manipulado en contra del emisor. Instrúyelos para no aceptar a desconocidos como amigos en las redes sociales, aún cuando sean ya ‘amigos de sus amigos’.
  5. Denuncia.
    Mantén un diálogo abierto y constante con los menores. Identifica cualquier cambio de comportamiento en ellos. Establece, como un acuerdo familiar, que ante cualquier sensación, intimidación, sospecha o evidencia de abuso, el menor comunicará a sus padres el hecho y éstos, a su vez, deberán denunciar ante la policía cibernética la situación.
  6. La entrevista al Dr. Mario Arroyo sobre prevención sobre ciberacoso a menores

Es importante no borrar las conversaciones o archivos que hayan sido enviados por el acosador, ya que pueden poseer información valiosísima para investigarlo, perseguirlo, detenerlo y castigarlo.

Para profundizar en el tema, te recomendamos consultar el documento Grooming. Guía práctica para adultos. Información y consejos para entender y prevenir el acoso a través de internet. Publicado por UNICEF.

Por David Lee

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *