Mi Querido San Juan ¿De Verdad?

Mi Querido San Juan ¿De Verdad?

 

El crecimiento físico y poblacional de San Juan de los Lagos en los últimos cuarenta años ha sido extraordinario, su importancia como sede de la Diócesis es indiscutible y debería obligar a los ciudadanos a crecer y madurar al mismo ritmo, a esta ciudad le está urgiendo, desde hace años, contar con un liderazgo civil auténtico y comprometido, pero no con los “postulados de su partido” sino con las causas nobles y justas de la ciudadanía.

Que falso se oyen aquellos que dicen trabajar para su “querido San Juan” y nunca son capaces de comprometerse, de tomar un riesgo para demostrar que su amor es verdadero.

Ante las amenazas que se ciernen sobre esta ciudad y sobre la Región Alteña, pocos, muy pocos son los que verdaderamente se ocupan de hacer algo tangible, hasta las autoridades civiles se han hecho “ciegas y sordas” ante un problema tan grave como el del pretendido trasvase de la escasa agua del Río Verde a León, a pesar de haber expresado públicamente que tomarían parte activa en la defensa del agua.

Por otra parte, cuando se convoca a los ciudadanos a reuniones para definir estrategias, resulta que sobra quien “de ideas” y diga: “deberían hacer esto, deberían hacer aquello y lo demás” ¡pero no se comprometen a participar, y menos a trabajar para que “su idea” cristalice! Y cuando llega el momento de que algo sale mal se ufanan diciendo. “¡se los dije, les dije como hacer las cosas pero no me hicieron caso!” Qué bueno que dio la idea, pero qué mejor que hubiera dado testimonio de congruencia yendo al frente, luchando por aquello que expresó con vehemencia. Hombres de acción hay muy pocos y comprometidos menos.

Parece llegar a la categoría de certeza la afirmación de que el mundo no será destruido por quienes hacen el mal, sino por aquellos que observan sin hacer nada.

A los que han trabajado por causas nobles los tachan de “locos”, porque defienden “causas ajenas”, en verdad que, para algunos, esto puede parecer cosa de enajenados pues ¡nadie quiere salirse de su área de confort, de exponerse! mejor esperan a ver si ese puñado de “locos”, que “no tienen nada que hacer”, son capaces de evadir la amenaza, al fin que ya habrá oportunidad de “adherirse” cuando la causa tome un rumbo conveniente ¡entonces pedirán que les cuelguen la medalla!

Esta gente busca seguridad en su declarado amor por “su querido San Juan”, así caen en su propia trampa, desearían ser libres, con una libertad sin compromisos subsecuentes, una libertadas sin riesgos, una “libertad protegida” (cosa que es contradictoria), todo hombre desearía ser libre, pero teme a su propia responsabilidad porque ésta entraña un riesgo, pues, humanamente hablando, toda decisión libre admite la posibilidad de equivocación.

A propósito del amor, vale la pena reflexionar en las palabras de un poeta contemporáneo: “el hombre maduro busca un “triste amor”, un “amor pacato”, sin peligro, sin venda ni aventura, esperando “en el amor prenda segura”, cuando “en amor locura es lo sensato”.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *