“Masiosare, Ese Extraño Enemigo”

“Masiosare, Ese Extraño Enemigo”

“Masiosare”: ese extraño enemigo al que se hace alusión en nuestro himno nacional ha reaparecido y se hace presente entre nuestra sociedad de San Juan de los Lagos, profanó con sus plantas nuestro suelo y está listo para destruirnos.

Lo más triste de esta situación es que ese “masiosare” no es un extraño ni ha venido de lejos, la verdad es que ha estado presente entre nosotros desde hace mucho tiempo, el principal y más terrible enemigo que han tenido siempre los sanjuanenses es el sanjuanense que tiene al lado y que está dispuesto a hacerlo pedazos.

Cuando las cosas salen mal, los paisanos recurren a una salida fácil, le achacan a fuerzas externas el origen de todas las calamidades, nunca se les ocurre pensar que los problemas de los sanjuanenses pueden ser culpa de los mismos sanjuanenses, principalmente ¡porque unos son enemigos de los otros!

En una ciudad civilizada, el ataque de un extranjero provoca la unión del pueblo por más dividido que esté, pero ¡aquí nos dividimos más!

Mexicanos al grito de guerra, sí ¡pero entre nosotros! Cuando un coterráneo logra destacar en conocimiento, cultura, economía o poder político, de inmediato se convierte en blanco para ser demolido por sus enemigos y también por sus antiguos amigos que tratarán destruirlo a toda costa, o cuando menos, regresarlo a su estado anterior.

Aunque la capacidad promedio de un gringo es Homero Simpson, son potencia mundial porque trabajan en equipo; a pesar de sus diferencias respetan y hacen respetar las Instituciones.

En este momento decisivo de nuestra historia, vemos, una vez más, a “masiosare” enfrentándonos a unos contra otros.

Nadie duda de que las amenazas externas sean reales, pero tampoco se puede negar que el principal enemigo se genera hacia el interior de nuestra sociedad, la envidia, el encono, la avaricia, la ignorancia y el desprecio hacia la Ley y el Orden están poniendo a nuestra sociedad al borde de un desastre.

Para evitar que “masiosare” profane con sus plantas el suelo de San Juan y de la nación, se ocupa primero no profanar nunca el orgullo y dignidad de ser sanjuanense y de ser mexicano, mantener la unidad y luchar para hacer de esta ciudad y de este país un lugar digno para poder vivir.

 

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *