La Eterna Lucha

La Eterna Lucha

EDITORIAL

Ágora – 9 Octubre 2015

La Eterna Lucha

Parece que la actividad agropecuaria de Los Altos de Jalisco atraviesa por una crisis “que viene de arriba”, y no precisamente del cielo, sino que se trata de algo más terreno, los productores de leche señalan que, al parecer, poderosos empresarios y funcionarios gubernamentales están coludidos para explotarlos. Los productores de leche y forraje de San Juan afirman que han vivido en carne propia esta injusticia, dicen coloquialmente que: “les aprietan el pescuezo, y cuando ya están casi muertos le aflojan poquito para que resuellen”.

Lo cierto es que muy pocos se escapan de este sistema económico “globalizado” que desconcierta, pero una voz con autoridad moral, como la del Papa Francisco, arroja una poderosa Luz sobre este asunto cuando dice, en su Encíclica Laudato Si, lo siguiente:

“Hay una gran variedad de sistemas alimentarios campesinos y de pequeña escala que sigue alimentando a la mayor parte de la población mundial, utilizando una baja proporción del territorio y del agua, y produciendo menos residuos, sea en pequeñas parcelas agrícolas, huertas, caza y recolección silvestre o pesca artesanal. Las economías de escala, especialmente en el sector agrícola, terminan forzando a los pequeños agricultores a vender sus tierras o a abandonar sus cultivos tradicionales.

Los intentos de algunos de ellos por avanzar en otras formas de producción más diversificadas terminan siendo inútiles por la dificultad de conectarse con los mercados regionales y globales o porque la infraestructura de venta y de transporte está al servicio de las grandes empresas.

Las autoridades tienen el derecho y la responsabilidad de tomar medidas de claro y firme apoyo a los pequeños productores y a la variedad productiva.

Para que haya una libertad económica de la que todos efectivamente se beneficien, a veces puede ser necesario poner límites a quienes tienen mayores recursos y poder financiero.

Una libertad económica solo declamada, pero donde las condiciones reales impiden que muchos puedan acceder realmente a ella, y donde se deteriora el acceso al trabajo, se convierte en un discurso contradictorio que deshonra a la política.

La actividad empresarial, que es una noble vocación orientada a producir riqueza ya mejorar el mundo para todos, puede ser una manera muy fecunda de promover la región donde instala sus emprendimientos, sobre todo si entiende que la creación de puestos de trabajo es parte ineludible de su servicio al bien común”.

Los pequeños productores agropecuarios deben sentirse reconfortados, una poderosa voz se ha alzado para equilibrar la balanza; pero no es definitivo, los hijos de las tinieblas no se conmueven con nada ¡la lucha entre el bien y el mal es eternal

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *