Independencia Frustrada y Asalto a la Libertad

Independencia Frustrada y Asalto a la Libertad

En el mes de Septiembre se acostumbra celebrar la independencia de nuestro país como algo consumado; sin embargo, solo debería señalar el día en que se inició la larga marcha hacia lo que será, algún día, la consumación de la auténtica libertad e independencia de México, porque hasta hoy el camino sigue siendo tortuoso, en ocasiones frustrante y hasta engañoso.

Hoy, esta nación está siendo reconquistada, sus tesoros están siendo explotados sin reserva y los “naturales” sometidos a una nueva forma de esclavitud, los conquistadores descubrieron nuevos “espejitos” que usan como moneda de cambio, reflejo espantoso de la más terrible corrupción, impunidad e injusticia institucionalizada.

Para lanzar de nuevo el grito de independencia y ser verdaderamente libres hay que comenzar defendiendo el propio terruño, salvaguardando valores, creencias y forma de vida.

A propósito de defender estas tierras flacas, un terror se apodera del alma Alteña cuando se escucha decir a quien detenta la autoridad que no puede hacer nada para defender su tierra porque el daño que se le quiere hacer “es asunto Federal”.

Con relación a esta expresión un buen amigo hizo esta pregunta: ¿Desde cuándo la Federación es dueña del país? Esto debe llevar a una reflexión valiente y profunda, precisamente en estos días de exaltación patriótica.

La Federación está formada por una alianza, unión  o pacto entre varios Estados para formar defensa, coordinación y administración conjunta en ciertos aspectos de ese conglomerado llamado Nación. El artículo 27 de la Constitución comienza diciendo, palabras más, palabras menos, que: en principio, las tierras y aguas dentro del territorio nacional corresponde originariamente a la Nación y ésta trasmite el dominio a los particulares ¿Y quién forma esa entidad llamado Nación? En las clases de Civismo se enseñaba que la Nación está conformada por tres elementos: Territorio, Población y Gobierno, de tal manera que esto puede arrojar luz sobre quién o qué es la nación.

Analizando esto se podría preguntar: ¿el Municipio tiene territorio? La respuesta es ¡Sí! ¿Tiene población? ¡Sí! ¿Tiene un gobierno legalmente constituido? ¡Sí! Por lo tanto, el Municipio es una parte constitutiva y sustantiva, es en esencia una micro nación, y el conjunto de Municipios forman los Estados, y la suma de Estados forman la Nación Mexicana.

Entonces que no quede duda: ¡Nosotros somos la Nación! Y la

Federación no es dueña de nada ni debe convertirse en una dictadura, los funcionarios o administradores federales tiene la obligación de velar, proteger, coordinar y respetar el derecho y la integridad de los elementos que conforman la Nación ¡Para eso recibe las aportaciones de los Municipios y de los Estados!

En la medida en que se respete y fortalezca la soberanía del territorio, la población y el gobierno de los Municipios, en esa misma medida se enriquecerán lícitamente los Estados y la Nación, así se podrá celebrar con toda propiedad no solo uno, sino todos los días, una auténtica libertad e independencia.

¡VIVA SAN JUAN!  ¡VIVA JALISCO!  ¡VIVA  MEXICO!

E D I T O R I A L

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *