Fiesta de la Quincena de Agosto en Catedral-Basílica de Nuestra Señora de San Juan de los Lagos

Por: Gemma de los Dolores Pérez Zermeño

La Asunción de la Virgen a los Cielos

Este Privilegio comprende tres cosas:

El cuerpo de María fue preservado de toda corrupción.

El cuerpo de María resucito.

El cuerpo de María fue llevada al Cielo.

En Jerusalén a mediados del siglo V, se celebraba ya la fiesta de la Santísima Virgen el día 15 de Agosto, en su basílica de la Dormición (Kalhisma), en el camino que va a Belén. Celebrada al siglo siguiente en Oriente como fiesta de la Dormición de la Virgen, la solemnidad mariana pasó a Roma a mediados del siglo VII. Pero más bien que la Dormición de María, no tardaría Occidente en celebrar la gloriosa Asunción (siglo VIII). Esto se demuestra por diferentes testimonios, como son:

  • En el siglo VI San Gregorio de Forns dijo; “…, y los apóstoles colocaron el cuerpo en el Sepulcro…, y he aquí que otra vez vino el Señor, y domando el cuerpo de María, mando que fuera llevada al Paraíso”.
  • En el siglo VIII San Juan Damasceno expresó: “Tú Inmaculado cuerpo no quedo en la tierra, ¡oh María!, sino que fue llevado a las regias mansiones celestiales”.
  • En el siglo XII San Anselmo escribió: “¡Oh Virgen Gloriosa!, ayudadme por los gozos de tú sunción al Cielo”.

dscn9698

Santo Tomás de Aquino escribió: “Tres maldiciones fueron dadas a los hombres por los pecados…, la tercera…, que se conviertan en polvo y de esta, fue inmune la Santísima Virgen, porque fue llevada al cielo con su cuerpo…, porque creemos que después de su muerte, resucito y fue llevada al cielo”.

El Papa Pío XII, el 1º de Noviembre de 1950, declaró:

“Esta verdad de la Asunción Corpórea de María al Cielo, ha sido formalmente revelada por DIOS, y por tanto debe ser creída como tal por todos los fieles católicos. Desde esta fecha ya no se podrá poner en tela de juicio o negar, sin naufragar tristemente por la FE, incurriendo en la pena de excomunión”.

 En la Iglesia Oriental se le celebra también con profunda devoción llamándole, “DORMICIÓN DE LA SANTÍSIMA VIRGEN”.

Festividades en San Juan de los Lagos”.

Inicios:

Primera Etapa.

Se celebra en este lugar desde el año de 1655, existe el acta de Institución de esta festividad que el 1º de Septiembre de 1653, el señor Capitán Don Juan de Espíndola y su esposa  Catalína López, vecino de la ciudad de México y criador de ganado menor, donó mil ovejas de vientre con un valor de $ 1,000.00 (UN MIL PESOS REALES), los cuales quedaron en su poder como depositario, pagando $50.00 (CINCUENTA PESOS REALES) de renta, pagados todos los 1º de Agosto a partir de 1655, obligándose dicho Santuario a:

“, que en cada un año, el día quince da agosto,

que se celebra por Nuestra Santa Madre Iglesia,

el ministerio de Nuestra Señora la Virgen María,

se diga en dicho (Santuario),

una misa cantada con Diacono y Sub.-diacono,

poniéndose en el altar doce bujías  de cera,

cantando en la misa con toda celebridad,

y además de las dichas doce bujías en el altar,

los cirios o blandones que se ponen y arden

en las fiestas de más solemnidad que

en dicho Santuario se acostumbra hacer,

y que así mismo se les ha de dar velas a los sacerdotes

que se hallaren en la población y a los seglares

que en dichas procesiones se acostumbre a dar y no mas.

Y este día dar responso por los dichos Capitán Juan de Espíndola y su esposa Catalína López, por cuya intercesión se hace dicha memoria”.

Se hizo constar que si por alguna causa se mudase la Santa Imagen de Nuestra Señora de San Juan y su Santuario a otra parte:”…, a de quedar por siempre a cargo del Santuario y de Su Señoría él dicho Obispo y los demás que fuese, el hacer cumplir la dicha memoria perpetuamente, a cuyo cumplimiento obligue a la fábrica de dicha Iglesia y Santuario de Nuestra Señora de San Juan”.

Esta festividad se siguió celebrando de esta manera, hasta mediados del siglo XVII, cuando por diversas causas fue cayendo en el desuso.

Segunda Etapa.

Cuando se nombro al Sr. Pbro. Don Agustín Rodríguez Capellán Mayor del Santuario en 1866, observó que la población se quedaba sola en el mes de Agosto, pues sus pobladores se iban a Jalostotitlán, ya que eran sus Fiestas Patronales. Con tal motivo el Sr. Capellán expresó: “Es necesario incrementar esta celebración para promover más su culto y que no se le abandone, sino que atraiga así a sus hijos”. Y así fue.

El Sr. Rodríguez deseaba que se tuviera una Imagen de Nuestra Señora de la Asunción en el Santuario, el mismo mes que muere (Julio de 1883), es colocada en la parte superior del Altar Mayor en forma de conjunto artístico, un óleo sobre lienzo, con una representación de “La Divina Providencia”, tapado parcialmente con una escultura de madera policromada, se cree obra de Victoriano Acuña, representando a “Nuestra Señora de la Asunción”, descansando sobre una nube de plata. Este conjunto fue bendecido el 15 de Agosto de 1883.

El sucesor del Pbro. Don Agustín como capellán mayor fue su hermano el Sr. Pbro. Don Isidoro Rodríguez.

Reseña de las fiestas.

Los días 28, 29, 30 y 31 de Julio se repartían las invitaciones, correspondiendo un día a cada uno de los cuarteles en que se hallaba dividida la ciudad, y con ello repartiéndose a todos los pobladores. Frente a la casa del Capellán Mayor, en la calle Diana, empezaba el recorrido para repartirlas a las 17:00 Hrs., encabezaban este desfile un grupo de niños vestidos de romanos en sus caballos, enseguida un carro llevando la alegoría de la “Fe, Esperanza y la Caridad”, enseguida otro con la “Reina del Santísimo rosario” y las Almas en Gracia, y después un carro que parecía un elegante Bouquet, formado por exquisitas y fragantes flores, cerrando otro grupo de niños vestidos de romanos en sus caballos. Al pasar frente al Santuario con un sonoro repique se anunciaba que había comenzado el recorrido.

Interior de la Iglesia:

A partir del 1º de Agosto por la mañana, se celebraba la misa conventual cantada con acompañamiento de orquesta. Por la tarde a las 17:00 Hrs., el Rosario con misterios cantados, en seguida el rezo de la quincena, después la meditación, cantada por el coro, terminándose con la Salve, esto hasta el día 12.

El día 13 se dedicaba en la quincena a recordar él Tránsito de Nuestra Señora, en la capilla del cubo de las torres que esta del lado S.O., se encontraba una Urna con la Virgen del Tránsito regiamente adornada. No bien comenzaba el Rosario, a las 17:00 Hrs., se abría una calle por la nave Central del Santuario, que comenzaba del Barandal del Comulgatorio, hasta terminar en la referida Capilla, al comenzar el pueblo a cantar el “Santa María”, tomaban en hombros la urna los capellanes y presbíteros y comenzaban a andar por la calle referida, deteniéndose al tocar la orquesta el misterio, y continuando así todo el Rosario, hasta llegar al Presbiterio, donde en una mesa colocada al lado del Evangelio se colocaba la Urna, donde era velada días y noches por las familias de la localidad.

El día 14 a la Aurora, en el toque del Alba, multitud de piadosas personas frente a la puerta Mayor, cantaban Alabanzas, entrando después de rodillas formando una peregrinación. Continuando con el velatorio de la Virgen y los demás actos litúrgicos de los días anteriores, a las 19:00 Hrs., se rezaban las vísperas y el ejercicio de los demás maitines. Se alumbraba el interior del Santuario con multitud de luces, ya en catorce elegantes lámparas de bronce, ya en multitud de cirios colocados en los candelabros, y una inmensa cantidad de bujías simétricamente colocadas en el edificio.

El día 15 a las 8:00 Hrs., después de haberse cantada la tercia en canto gregoriano, comenzaba la misa de función.

Por la tarde, después del rezo de la quincena, se procedía a llevar de nuevo a su Capilla a Nuestra Señora del Tránsito. Se efectuaba esta ceremonia de la misma manera que dos días antes, con la diferencia que a la hora de la marcha procesional, se cantaba por el coro y el pueblo la letanía luterana.

Las fiestas exteriores y sociales fueron desde entonces las siguientes:

Los Toritos y Castillos.-

Los días 1º, 4, 8, y 12 eran diferentes a los demás. Por la tarde salían después del ejercicio, figurines de pólvora, se hacían carruajes, barcos, posteriormente aeroplanos, etc., que se hacían cruzar la plaza de norte a sur, colgados para dar la impresión de  movimiento, pero lo que más atraía a la gente eran los “toritos”,  haciendo la figura que se requería con carrizo forjado, cubierto de papel mache, pintado y lleno de cohetes. Los toros los llevan cargados cada uno un hombre, cubriéndose con ellos, que estaban huecos, la cabeza y el pecho, para ser toreados a la hora de ser prendidos los cohetes en la plaza principal por el público, en presencia de las familias de la población que desde las banquetas, azoteas o balcones de las casas gozaban del espectáculo.

Los días 14 y 15 se prendían los castillos, por lo regular tres, pero llego a haber hasta nueve (1893), que con sus luces y colores alegraban las noches.

En pólvora se contaba con palmas y corredores, llamados también busca píes que daban un toque de aventura, y al terminar los castillos se lanzaban las bombas de colores al espacio, iluminando el cielo que alegre se encontraba por ser el aniversario de la Asunción de la Virgen.

Carros Alegóricos.-

Los días 13, 14 y 1 determinó el Sr. Rodríguez que se adornaran cuatro caros alegóricos que recorrieran las principales calles y terminaran dando tres vueltas alrededor de la plaza principal, representando los tres primeros algún pasaje Bíblico y en el último, siempre la Asunción de la Santísima Virgen rodeada de niños y niñas vestidos de angelitos, escoltados por los niños a caballo llamados Romanos.

Los días 13 y 14 los carros salían a las 17:00 Hrs., y el día 15 a las 12:00 Hrs. Dos horas antes se sonaba una tambora en las esquinas de la población, para prevenir a los niños que iban a salir en los carros y arreglarlos oportunamente, por último, al acabar el recorrido de los carros, en la casa del Capellán Mayor se les daba a los niños que habían parte nieve y fruta de horno.

Gigantes y Cabezudos:

Los días 1º, 4, 8, 12, al terminar el Rosario de la tarde, como a las 18:00 Hrs., salía por las calles la alegre pantomima que en Aragón, España, llaman “Gigantes y Cabezudos”. Los días 13, 14 y 15 también salían detrás de los carros alegóricos y acompañados de la banda municipal, hacían su recorrido los Monos y Mojigangas, llevando dentro un hombre bailando al son de la música, estos eran estructuras de carrizo y periódico, pintados y vestidos como algún personaje de la época, la mayoría eran muy grandes, ya que algunos se llegaban a asomar a los balcones de las casas, causando gran alboroto, aunque también se encontraban de tamaño natural.

La Serenata:

Por las noches a las 20:00 Hrs., empezaba la Serenata con la Banda de Música, en la Plaza principal, esta tradición comenzó con el Prof. Don Manuel R. de León, después el Sr. Ursulo Macias, Soria, La Orquesta del Chino Solórzano, el Prof. Ursulo Macias, hijo. Al terminar era el momento de encender los castillos.

Los Directores.-

Desde su fundación se nombro a  encargado de organizar estos espectáculos a Don Domingo Órnelas, que continuo esta misión hasta su muerte en 1901, le siguieron Don Trinidad Segoviano, Sr. Don Agustín Ruiz, Profesora Doña Mariana Estrada, Sra. Micaela Romo de Pérez, su hija Claudia Pérez Romo, Pbro. Maximino Serrano, Pbro. Don Gabriel Álvarez Iñiguez, Sr. Don Librado de Alba Pérez, Sr. Don Adrián Martín, Sra. Doña Guadalupe Pérez Flores, el Pbro. Mauricio Sánchez, Srta. Doña Ruth Muñoz Montero, etc., etc., todo esto hasta el año de 1972, que las fiestas en el exterior cambiaron y la mayoría desaparecieron por un afán mercantilista de nuestras autoridades.

La Coronación

Después de varias solicitudes para la Coronación Pontificia de Nuestra Señora de San Juan, el 29 de Enero de 1904, se recibe la autorización del Papa PIO X, para este suceso, llevándose a cabo, después de 15 días de celebraciones el 15 de Agosto de 1904, por manos del Excmo. Sr. Arzobispo de Guadalajara, el Lic. Don José de Jesús Ortiz.

Recorrido con la Imagen de Nuestra Señora de San Juan.

En Agosto de 1939 el Cabildo tomo la decisión que por esa única vez, el día 15, después de dejar a Nuestra Señora de Tránsito en su Capilla, se bajaría la Imagen Original de Nuestra Señora de San Juan de los Lagos de su baldaquín, y se hiciera una procesión dentro del templo con esta Imagen, terminando en el Presbiterio del Altar Mayor con la bendición con la Imagen para todos sus hijos presentes.

El 5 de Agosto de 1940, el párroco de San Juan Bautista, Sr. Cura Don Francisco Romo, siete presbíteros y 59 fieles en nombre de todas las familias sanjuanense, expusieron al Cabildo, que la procesión del año anterior había causado gran satisfacción en los que la presenciaron y los que la oyeron referir. Suplicando que la procesión que permitieron y condujeron el año anterior se repitiera ese año (1940), y en los sucesivos, aduciendo:

-“Que la Señora Santísima, llamada tan propiamente “La Roba Corazones”, al pasar junto a donde se hallan muchos de sus hijos, haría que pudieran encontrar el principio de su RESURECCIÓN ESPIRITUAL”.

El día 7 de agosto el Cabildo manda la solicitud al Sr. Arz. Don José Garíbi y Rivera, mismo que contesta el día 10 del mismo que:

“…, concedo la licencia para que la venerada Imagen de Nuestra Señora de San Juan pueda ser llevada en procesión por el interior de la Colegiata, únicamente el día 15 de Agosto de cada año, al terminar el último ejercicio vespertino”.

Declaración Dogmática.

El Papa PÍO XII, el 1º de Noviembre de 1950, declaró:

“Esta verdad de la Asunción Corpórea de María al cielo,  ha sido formalmente revelada por DIOS, y por tanto ha de ser creída como tal por todos los fieles católicos. Desde esta fecha ya no se podrá poner en tela de juicio o negar, sin naufragar tristemente en la FE, incurriendo en la pena de excomunión”.

Sale la Imagen al atrio.-

Ya en 1957, al terminar el Rosario y después de la procesión en el interior del templo, se sacaba la Imagen al atrio, donde se daba la bendición a los ahí reunidos.

A principios de la década de los 60’ ya no solo se dio la bendición en el atrio, sino que a las 17:00 Hrs., se rezaba el Rosario y se daba la bendición a la multitud de fieles que desde el mismo atrio, la plaza principal y las calles adyacentes la reciben llenos de emoción. El primer obispo de esta diócesis, el Excmo. Sr. Don Francisco Javier Nuño Guerrero, incrementa esta celebración. Celebrando a esa misma hora, 17:00 Hrs., una misa Solemne en el atrio, para posteriormente impartir la bendición con la Imagen a los fieles.

Centenario de la Coronación

El 14 de Agosto de 2004, a las 17:00 Hrs., se baja de su nicho la Imagen  Original de Nuestra Señora de San Juan, y se coloco en el Presbiterio, en un templete junto a la barandilla del comulgatorio del lado del Evangelio, el Excmo. Sr. Obispo Don Javier Navarro Rodríguez, guío el Rosario, siendo acompañado en el Presbiterio por las Damitas y Pajecitos de la Virgen.

A las 18:30Hrs., el Sr. Cura Don Raúl Gómez, párroco de la Parroquia de San Juan Bautista, acompañado de los Vicarios, celebró la Eucaristía.

A las 20:15 Hrs., se inició el recorrido por la nave Central del Santuario: “¡La Santísima Virgen de San Juan visitaría sus antiguos templos!, era llevada en hombros por su guardia de honor, abrían el paso dos Bandas de Guerra de las Morismas de la ciudad de Zacatecas, y seguida de tres obispos, sacerdotes y miles de fieles, ¡ella iba feliz!.

Llegan al Pocito del Primer Milagro, lugar de la primera celebración de la Asunción de la Virgen en 1655, ahí el Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Acapulco el Excmo. Sr. Don Juan Navarro Castellanos, le dirige unas palabras. Terminada esta visita, la Imagen es portada en andas a su Segundo Santuario, hasta 1769, hoy parroquia de San Juan Bautista. El Excmo. Sr. Obispo Auxiliar de la arquidiócesis de Guadalajara, Don José María de la Torre Martín, le dirige un mensaje.

Después de tres horas, a las 22:30 Hrs., regresa a su actual Santuario, a su Catedral-Basílica, va serena, contenta, parece que ve a todos y les sonríe, llega en hombros de miembros de la banda de guerra de las morismas, más al entrar unos peregrinos quieren tocarla, la escolta los hace a un lado, pero el señor Rector, Pbro. Emiliano Valadez los llama, y hace que ellos entren con ella en andas, va en manos de sus fieles, sus amados peregrinos.

Al llegar al Altar Mayor, es colocada en el Presbiterio, en el templete junto a la barandilla del comulgatorio, la basílica permanece abierta toda la noche, el río de fieles es interminable.

El día 15 a las 04:30 Hrs., llega el Mariachí, hay que cantarle las mañanitas.

A las 12:00 Hrs., la solemne Celebración Eucarística. En el Atrio se ha colocado un templete, en medio de repicar de campanas se saca la Imagen de Nuestra Señora. Preside la Celebración el Eminentísimo y Excmo. Sr. Cardenal de Guadalajara Don Juan Sandoval Iñiguez, junto con el concelebra el Sr. Obispo de San Juan el Excmo. Sr. Don Javier Navarro Rodríguez, nueve obispos más, los Señores Canónigos de Catedral y 29 sacerdotes de la diócesis, se encuentra el Seminario Mayor, fieles peregrinos de toda la República, de la diócesis, de la ciudad, que llenan el atrio, la Plaza Principal y las calles adyacentes. Esta celebración también se siguió a través de la televisora local.

Antes de la comunión, la base donde se encuentra la Imagen empieza a girar, ella quiere ver y ser vista por sus fieles peregrinos, esto hace que estallen los aplausos y las porras, este lento girar seguirá hasta el terminar la celebración.

Terminada la Celebración Eucarística, el Sr. Cardenal da la bendición a los cuatro puntos cardinales con la Imagen de Nuestra Señora.

La Imagen de la Virgen regresa a su templete en el Presbiterio de la Catedral, a los pies de su hijo Amado Jesucristo en su Cruz, el cual a través de ella hace tantos milagros. Ahí permanece toda la tarde, mientras los files la saludan en una fila perpetua, por la noche a las 22:00 Hrs., vuelve a ser colocada en su trono en el Baldaquín del Altar Mayor, después de haber dado con ella la bendición a los peregrinos ahí reunidos.

Festividad Actual.

Se celebra con su quincena del 31 de Julio al 14 de Agosto, misa solemne a las 19:30 horas.

El día 13 a las 21:00 Hrs., es colocada la Virgen del Tránsito o de la Dormición a los pies del Presbiterio donde es velada por sus fieles.

El día 15 a las 05:00 Hrs., se retira la Imagen de la Virgen del Tránsito, para después de cantarse las mañanitas y ser bajada la Imagen de Nuestra Señora de San Juan de los Lagos de su baldaquín hacía el Altar Mayor, es colocada en un templete junto a la barandilla superior del Presbiterio del Lado del Evangelio a los pies del Cristo Monumental, donde cada hora es cambiada su guardia, formada por diferentes asociaciones o grupos, y los fieles que quieren saludarla en un continuo desfilar pasan frente a ella.

A las 10:30 Hrs., es interrumpido el paso de los fieles, se tienen que hacer los arreglos necesarios para la celebración Eucarística, también se tiene que colocar en la nave central de Catedral una alfombra formada por pétalos de flores, esta empieza en el Presbiterio para terminar en la puerta principal, la tradición dice que ella es quien debe ser la primera que pise esta alfombra, por donde ella saldrá al Atrio, donde se efectúa la Celebración Eucarística presidida por el Excmo. Sr. Obispo de la Diócesis o algún otro Obispo o Sacerdote Invitados especialmente, acompañado por los señores canónigos, sacerdotes, y Seminario Mayor de esta diócesis, Invitados especiales, y miles y miles de fieles que sin importar el sol, la lluvia, el cansancio, la sed, el hambre y las incomodidades vienen a estar en el atrio, la plaza principal y las calles aledañas, todo se llena de FE, ESPERANZA, GRATITUD Y AMOR.

Al terminal la Celebración Eucarística, se da la bendición en el atrio con la Imagen a los cuatro puntos cardinales, y en medio de cantos, aplausos, alabanzas, porras, lágrimas y repicar de campanas, es regresada al templete en la barandilla del Presbiterio, donde debidamente resguardada es saludada por todos sus fieles que en una inmensa fila y con todo orden hasta las 22:00 Hrs., es dada con esta Imagen de nuevo la bendición a todos sus fieles, y es subida a su trono, como ella LA MADRE DE DIOS FUE LLEVADA EN CUERPO Y ALMA A LOS CIELOS.

“BIBLIOGRAFÍA”

  • “El libro del Culto a la Virgen”. Autor: Andrés Pardo.Pág. 85. Editorial Alfredo Ortelles, S.L., Valencia España. 15 de Agosto de 1997.
  • “SAGRADA BIBLIA” Autor: Mons. Dr. Juan Straunbinger. Edición Guadalupana de la Prensa Católica. Chicago, Illinois, U. S. A. Copyright 1958.
  • Conferencia “La Asunción de la Virgen” Personal de “María Visión”. Auditorio Juan Pablo II. San Juan de los Lagos, Jal. 14 de Agosto de 2007.
  • Archivo Histórico de la Basílica de Nuestra Señora de San Juan. Sección: Documentos Importantes y Confidenciales. Siglo XVII. Carpeta 1. Expediente 2. Fecha: 6 de Abril de 1655. Acta de “Fundación de fiestas de la Quincena”.
  • Archivo Histórico de la Basílica de Nuestra Señora de San Juan. Sección: Documentos Importantes y Confidenciales. Siglo XIX. Carpeta 3. Expediente 54.
  • “Reseña de las Fiestas del 15 de Agosto” Imprenta: José Martín Hermosillo. Agosto de 1887.
  • Revista “Perfiles”. Nº 7 Edición especial. Agosto 31 de 1957. “Reseña de las fiestas de Agosto” Autor: Sr. Don Manuel Romo de Alba.
  • “De cómo y cuando nacieron las fiestas de la Quincena”. Canónigo Don Antonio de Alba.
  • Archivo Histórico de la Basílica de Nuestra Señora de San Juan. Sección: Documentos Importantes y Confidenciales. Siglo XX. Carpeta 4. Expediente 76, 77 y 78.
  • “Se pide autorización para procesión con la Imagen de Nuestra Señora de San Juan el 15 de Agosto y se otorga”. Agosto 1940.
  • “San Juan a través del tiempo”. “Las fiestas de la quincena”. Autor: Don José s. de la Cruz Imprenta Benjamín. R. de León. San Juan de los Lagos, Jal., Agosto 2001.
  • Archivo Personal. Investigación directa.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *