¡Estaba Desesperada Porque Secuestraron a su Marido!

¡Estaba Desesperada Porque Secuestraron a su Marido!

¡Le quitaron el carro de sitio y lo amarraron dentro de la cajuela!

Una mujer vivió momentos de terror por la presunta amenaza de secuestro de su esposo.

Esto sucedió el miércoles 8 de enero a las 15:58 hrs. cuando arribaron dos mujeres a la Dirección de Seguridad Publica, llegaron visiblemente alteradas, una de ellas gritaba desesperada que tenían secuestrado a su esposo, se le pidió que se calmara, y en su ofuscación les respondió a los oficiales de policía que como quería que se calmara si a su esposo lo iban a matar, que ya lo tenían bien amarrado en la cajuela de su carro de sitio, y les mostró una fotografía donde claramente se veía que tenían a su esposo amarrado de las manos; ante la clara evidencia trataron de obtener más información de la atribulada mujer, entonces les respondió que no podía proporcionar más datos por el estado de pánico en que se encontraba, y lo único que atinaba a decir una y otra vez era  que ayudaran a su esposo.

En ese momento llegó a barandilla el Subdirector de Seguridad y le pidió a la pobre mujer que se pasara a su oficina, con la intención de que se serenara y poder obtener más datos, minutos después salió el Subdirector y giró instrucciones para que  se pidiera el apoyo con elemento de la Policía Turística y que se le notificara vía telefónica al Ministerio Público para recibir indicaciones de este asunto, enseguida le pidió a la afectada que se presentara en las oficinas del Ministerio Público.

De igual manera se les prestó el apoyo para acompañar a la afligida mujer hasta el MP. Estando ahí pudo decir que su esposo tiene 50 años de edad y que trabajaba en un carro de sitio marca Nissan Tsuru, con número económico 107 F-54, agregó que ella tiene 48 años de edad y que son vecinos de Mezquitic. La Policía Investigadora se hizo cargo.

Hasta el momento del cierre de esta edición no se pudieron conseguir más datos, ni se pudo obtener información del desenlace de este terrible asunto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *