El Tren De Los Altos Ahora Sí Será Una Realidad

Por: Remberto Hernández Padilla *

Allá por el año 1980, se comenzó a ejecutar el programa de una ambicionada vía férrea que cruzaría la región de Los Altos de Jalisco. El objetivo primario de ese proyecto era el poder unir, y en línea recta, a la tradicional vía férrea, desde el puerto de Manzanillo, en Colima, hasta el puerto de Altamira, en Tamaulipas con un nuevo  trazo de vía  de 190 kilómetros, desde localidad de San José del Castillo, en el municipio de El Salto, en el Área Metropolitana de Guadalajara, hasta Encarnación de Díaz; este nuevo trazo disminuirá el actual trayecto de 487 km a 188.1 km- Y, a lo largo de esa distancia, en lugares estratégicos se instalarían casetas de carga y descarga, para impulsar el desarrollo en la región alteña.

Para el año 1982 ese proyecto vial ya contaba con el derecho de vía, obras de drenaje, obras de terracería, terraplenes, un túnel cerca de Zapotlanejo y un puente sobre el “río San Juan”. Varios periodistas fueron invitados por la Delegación Jalisco de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes en octubre de 1982 para que conocieran e informaran a la sociedad del desarrollo de esa vital obra; en  ese recorrido se participó en la inauguración del puente vial “Maravillas”. Ahí, un anciano que vivía en un casita cercana al puente férreo expresó: “Allá por el año 1948, el gobierno federal mandó a ingenieros a trazar la línea para que el tren pasara por estos lugares; por ellos yo conocí el radio de pilas y las latas de sardina portola; estamos ilusionados por estos avances, pero como hay poco dinero yo francamente dudo que la obra se termine, y hasta que veamos pasar el tren lo creeremos”.

LA ILUSIÓN Y LA DESILUCIÓN DE LOS ALTEÑOS

Una fuerte crisis económica, luego de la segunda guerra mundial, había obligado a la suspensión de las obras del “Tren de los Altos”; para el año 1980 el presidente José López Portillo,  reinició el ambicioso proyecto; pero luego, en 1983, gobierno de Miguel de la Madrid suspendió la referida obra férrea por carencia presupuestal; y, en el siguiente gobierno el de Carlos Salinas de Gortari, no se le dio interés porque  había motivos de origen político – empresarial, por lo que  hizo a un lado la política de vías férreas para impulsar la construcción de carreteras y autopistas. 

Al asumir la presidencia de la República Enrique Peña Nieto (2012-2018) se comprometió a retomar esa importante vía férrea, lo que significó varias rondas de aplausos por parte de los productores de Los Altos que veían en ello grandes beneficios. La obra se realizaría a través de una asociación público privada, mecanismo utilizado para asegurar la participación de la iniciativa privada porque que se valora como una mejor opción para concretar un proyecto.

“Alistan licitación para Tren de los Altos”; ese fue el encabezado que publicó el periódico El Informador el 26 de agosto de 2015. La nota decía: “La Secretaría de Hacienda tiene una bolsa de 11 mil 593 millones de pesos de pesos para los trabajos que se emprenderán de la localidad de San José del Castillo, cerca del Aeropuerto Internacional, hasta Encarnación de Díaz. Luego de la promesa de Peña Nieto se planeó una licitación, que, inclusive, ya se tenía el registro ante la Secretaría de Hacienda, pero el gobierno federal sufrió serios recortes presupuestales en 2016, y desde entonces no se había vuelto a hablar de esa obra.

EL TREN DE LOS ALTOS ES VITAL PARA LA REGIÓN

Los gobernadores de la región Centro-Bajío-Occidente de México se reunieron, el 18 de junio de 2020, para comprometerse a impulsar el proyecto del referido tren; ahí, el gobernador de Aguascalientes Martín Orozco Sandoval y el de Jalisco Enrique Alfaro Ramírez, difundieron la idea de que: con el funcionamiento de ese importante medio de comunicación se beneficiaría principalmente la movilización de carga de la industria agrícola y manufacturera asentada en la región.

“Los más de 14 mil millones de pesos que requiere la construcción de esa infraestructura no correrían a cuenta del presupuesto público de la Federación ni de los estados involucrados, sino más bien un proyecto de concesión que venimos trabajando con la SCT de hace tiempo” señaló el gobernador de Jalisco.

PARA EL BUEN ENTENDEDOR

1.- Han transcurrido treinta y siete años desde que se iniciaron las obras que permitirían unir, mediante esa vía férrea interoceánica, en tramo corto, el Pacífico con el Golfo de México, cruzando por la región de los Altos de Jalisco, casi en forma paralela a la carretera libre Guadalajara – San Juan de los Lagos. Esa obra ahora está suspendida por recurrentes crisis económicas y por intereses políticos.

2.- Ahora que se ha reactivado la idea de hacer realidad el “Tren de los Altos” se conoce que el gobierno federal no dispone de recursos económico para la ejecución de la vital obra, ante ello se ha planteado la posibilidad de que la SCT, en acuerdo con los estados, se puedan generar concesiones vía estatal, para que a través de una Asociación Público-Privada, se asegure concretar el proyecto; desde luego con la importante participación de las empresas ferroviarias.

3.- En mi labor de periodista de investigación y con el antecedente de haber sido vocero de la Delegación Jalisco de la SCT, en el tiempo en que se realizaron las obras de la referida comunicación férrea, ahora estoy seguro que el trazo para las vía del referido tren será el mismo, en lo general, que el que realizaron hace 72 años los topógrafos; y por donde hace 40 años se iniciaron las obras ahora abandonadas.

* El autor es el periodista y escritor Remberto Hernández Padilla.

Premio Nacional de Periodismo y Premio México de Periodismo.

Cronista del Municipio de San Juan de los Lagos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *