El Punto Final

El Punto Final

Por: Layla Santos Chávez.

No te robes mis alas corazón mío, no te robes mis momentos en los que por ti suspiro. No quebrantes mis encantos, si fue lo que te hizo mío. No me truenes en tormentas sin siquiera haber llovido.

Podrás robarte muchas cosas corazón, pero la tranquilidad es mía. Con ella vivo y muero, día a día. Con ella es que soñaba cuando me perdía.

¡A nadie, absolutamente a nadie le otorgo ese derecho! Y sí ha de robarme, que sea un suspiro. Si ha de robarme, que sea un motivo y si ha de robarme, que me robe el frío.

Podrá robarme una sonrisa, podrá robarme un beso. Que me robe una caricia y que se robe el mejor sexo. 

Que me robe el corazón, que se lleve los abrazos, que se lleve lo que quiera hasta la mayor parte de mis años.

Podrá robarme un poco de espacio y el suyo unirlo con el mío, podrá robarle al tiempo los minutos, en los que por él ansío. Podrá podrá robarse mis deseos, de volver hacerlo mío.

Pero ¡no te robes mi esencia corazón mío! No te la robes porque así no respiro.  ¡No te robes mi esencia, que es con la que camino! No te la robes porque así yo no vivo. De verdad te digo, no te robes mis momentos, en los que estoy conmigo.

No me robes a mí misma que me apagarías, no me robes la existencia que me matarías. No me robes un camino que tú no andarías.

¡Róbate mis motivos y todas mis alegrías! Róbate hasta lo más profundo de mis fantasías, róbate mil razones para que por ti sonría y róbate las palabras para que por ti yo escriba…

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *