El Mundo de Ayer, Por el Prof. Chayo Palos de Anda

Lo que aprendí cuando niño, no solo de mis padres y hermanos y demás familiares que a diario trataba tanto en el hogar, como cuando visitábamos algún familiar que vivía en San Juan de los Lagos o nos visitaba, fue sin duda alguna el de poder comunicarnos con los seres humanos sean mis cercanos por el parentesco, sea por su vecindad, o por vivir en la misma comunidad y como es claro en esa edad el conocimiento de conceptos sobre la comunidad con los seres humanos, todavía no los conocía como en el de la transmisión de ideas, pues lo primero que conocí y aprendí por la propia experiencia, fue sin duda alguna, el concepto de pensamiento, que más tarde también lo conocí como la transmisión de ideas y que es el recurso que empleamos para establecer contacto con nuestros semejantes.

También la vida me enseño que no podemos concebir la existencia de buenas relaciones cuando nuestra comunidad es mala y por ese motivo no puede haber coordinación en ninguna actividad común sin el empleo de adecuados sistemas de comunicación cuando acudía a la escuela diariamente m daba cuenta de esta necesidad de la buena comunicación, no solo con mis maestros, sino también con mis compañeros de escuela y no se diga del hogar y en nuestras más relaciones sociales con el trato con las personas mayores cuando nos contaban algún suceso histórico de San Juan o del país que había convulsionado a la población o también cuando nos daban algún concejo con el fin de orientar nuestra conducta por el recto camino que de adulto conocí con el concepto de valores.

También lo que aprendí de niño fue que no podemos obtener la satisfacción de nuestras necesidades sin la ayuda de nuestros semejantes, pues sin su concurso ni podemos lograr los objetivos que nos propongamos y también de nuestras necesidades imperiosas como lo es el de la alimentación y de otros menesteres parecidos, imagínense si no fuera por el cuidado y la atención de nuestras madres, cuando venimos al mando, pronto nos iríamos  de él, pues nadie puede vivir sin alimentos y nuestras madres no las proporcionan por largo tiempo, pues el ser humano, es el ser más desvalido en la tierra, es el único ser viviente que durante años necesita el cuidado y la atención de su madre, para poder sobrevivir. Pues los animales algunos en poco tiempo subsisten por sí mismo o al menos pueden buscar su alimentación y no como el hombre que tantos años en dependencia de sus padres en la permanencia en el hogar, pero no solo la alimentación del cuerpo, sino también la del espíritu.

De todo lo que acabo de expresarles y aunque sea una verdad de Perogrullo, no cabe la menor duda de que es el lenguaje el instrumento más útil con que contamos en nuestro equipo social, pues lo utilizamos no solamente para manifestar nuestros propósitos, sino también para conocer la conducta de nuestros semejantes y para realizar toda clase de actividades, como los libros por lo que podemos adquirir conocimiento que de otra manera no estaría a nuestro alcance. Filosóficamente algunos autores y filósofos han definido conceptos como “Pienso, luego existo” pero de acuerdo a lo manifestado en este artículo también se puede decir sobre el hombre que es un ser que habla y expresa por medio del lenguaje sus conocimientos, sus conocimientos y sus vivencias sean positivas, negativas o neutras; claro que nuestros pensamientos y nuestros sentimientos también los expresamos por medio de la escritura que es el símbolo de nuestro lenguaje, claro que la palabra funciona más adecuadamente que por la escritura por lo que se puede cuantificar que un 99% de la comunicación se verifica por medio de la palabra hablada.

SAN JUAN ANTIGUO 034

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *