El Mundo de Ayer por Don Chayo Palos

El Mundo de Ayer por Don Chayo Palos

El mundo me ha enseñado múltiples tópicos que son necesarios para vivir una vida plena, llena de satisfacciones positivas y que hacen que la vida sea intensamente útil y productiva no solo para uno mismo, sino también para los demás, y uno de los factores más interesantes es la libertad en el Hombre que le da un poder creador y todo acto creador le proporciona una prueba exterior de su libertad y de la libertad de los demás.

El vínculo existente entre la libertad y creación no pueden considerar el instinto evolucionado de ciertos animales, como un esbozo de libertad.

Entre el instinto más evolucionado y lo más ínfimo de sus libertades, existe la inmensa diferencia que supera a la naturaleza del espíritu. El instinto trabaja siempre por el bien del individuo o de la especie. Por el contrario otorga al hombre el temible poder de crear su propia desdicha.

Si la humanidad sigue existiendo, es porque así lo quiere libremente, pues al presente posee la posibilidad de aniquilarse. ¡Que la libertad de uno solo no ponga fin al proyecto libre de existir de todos los demás! Como lo estamos, siendo amenazados sobre la creación de un muro en nuestra frontera con los Estados Unidos de Norteamérica, y también la época actual que estamos viviendo en la que todos los días por medio de la televisión, la radio y la prensa, así como los medios modernos de comunicación, como el internet, la tablilla y otros medios electrónicos, nos anuncian y dan noticias de múltiples secuestros de personas desaparecidas y después encontradas muertas y de encuentros de grupos de delincuentes y el ejército y la policía militar, en la cual también se dan, no solo heridos, sino también muertos y no se diga de los asaltos a bancos y negocios, personas en la vía pública, todo esto nos habla de una libertad de actuar de algunos individuos en perjuicio de la sociedad y de las familias que crean una psicosis colectiva y se habla de la pérdida de la libertad de México y si le agregamos otro producto de la mal entendida libertad y que se llama corrupción, también por los medios masivos de comunicación nos enteramos de actos de corrupción, algunos muy escandalosos que se han dado entre políticos que se meten de gobernadores y aprovechan su poder para vaciar las arcas de su Estado y dejar sin pagar salarios medianos, energía eléctrica, etc., y no le sigo porque sale sobrando que comente lo que todo mundo sabe y entiende.

Para aprender la verdadera naturaleza de nuestra libertad, es menester abandonar la especulación abstracta y colocarnos en el plano existencial en que el Hombre se nos aparece como un ser en Situación. Nuestra libertad concreta se funda en cada uno de los Elementos Constitutivos de nuestra situación y en ella encuentra a la vez auxilio y obstáculo.

Estoy en situación con respecto a la Naturaleza entera, a todas las fuerzas claras y obscuras del Cosmos en cuyo seno debe desarrollar nuestra existencia.

El filósofo alemán Hegel fue el primero que insistió en la Relatividad de la Libertad Humana. En la fenomenología del Espíritu analiza la libertad de Amo poseedor de esclavos, que no estando obligado a ningún trabajo, se cree perfectamente libre, pero hace notar Hegel, la libertad del Amo respecto de la naturaleza no es posible sino porque otros hombres están sujetos a servidumbre y el mismo señor depende de su esclavo.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *