El Mundo De Ayer en San Juan de los Lagos

El Mundo De Ayer en San Juan de los Lagos

En muchos de mis artículos escritos en “Ágora”, he hechos algunos comentarios sobre la conducta que está privando en estos tiempos actuales que estamos viviendo y para poder apreciarlos mejor, consulté algunos de mis libros de texto sobre ética, que eran los libros de texto de esa materia en los años de 1968 en la escuela Preparatoria “Eduardo García Maynez” en su introducción a la ética nos dice: “Posiciones Relativistas y Absolutistas ante el Problema Moral”. Las normas que la ética estudia tienen el carácter de imperativas; son algo así como un tribunal ante el cual debe el hombre dar cuenta de sus actos, pero toda exigencia dirigida a la conducta humana ha de menester la justificación y ésta ha de basarse en consideraciones objetivas. Surge así el problema de la validez de los imperativos morales. ¿Son tales principios pretensiones arbitrarias o tienen por lo contrario, un valor objetivo? ¿Encuentran su  validez condicionada históricamente o permanece inmutable a través del tiempo y del espacio?

Ante esta interrogante, cabe adoptar disposiciones antiéticas, una Absolutista y Apriorista y otra Relativista y Empirista.

De acuerdo con la última, las normas Éticas tienen una vigencia puramente convencional y son por ende, mudables; de acuerdo con la primera, su validez es atemporal y absoluta.

Como pueden ver, amables lectores, estos mismos puntos de vista sobre la Moral o Ética, los estamos viviendo actualmente.

Nuestros actuales gobernantes, sino me equivoco, en mi punto de vista, son partidarios de la Tesis Relativista, ven en ellas un producto de la voluntad del hombre y aceptan consecuentemente una pluralidad del sistema de moralidad positiva. Los defensores de la posición Absolutista declaran por su parte, que la validez de los imperativos morales no depende de la experiencia, sino que se cierne sobre ella.

Por ejemplo: En algunos estados de la República Mexicana, incluido el D.F., se constituyó legalmente el matrimonio civil entre personas del mismo sexo. Es una ley universal que el matrimonio es y debe ser la unión de un hombre y una mujer, para lo natural, moral y recta procreación de los hijos y que la familia es la célula de la Sociedad.

Los Relativistas piensas que el matrimonio es de orden empírico, el relativista piensa que esto implica por ende la teoría de la conducta debe fundarse en la experiencia y suponen todas ellas. El subjetivismo y los de carácter objetivista afirman el carácter apriorístico del conocimiento moral, son generalmente objetivistas.

Lo mismo podemos decir de los sistemas y corrientes políticas que estamos viviendo, confunden el bien, la paz, la prosperidad y felicidad de sus comunidades, con el bienestar de ellos o de sus correligionarios. La muestra la tenemos con los exgobernadores porque están siendo juzgados por corrupción, riqueza ilegítima.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *