EL MUNDO DE AYER

EL MUNDO DE AYER

EL MUNDO DE AYER

Por el Prof. J. Rosario Palos de Anda

Ágora – 16 Octubre 2015

Desde que se publicó la primera edición del semanario “Ágora”, el Periódico de San Juan, todos los jueves de cada semana escribo mi artículo el mundo de ayer, para que sea publicado el viernes de la próxima semana, y este jueves 8 de octubre tiene para mí una importancia muy especial.

Tal parece que el mencionar nuevamente que el día de ayer, 7 de Octubre, como el día en que mis hijos, mis amigos y un servidor nos reuníamos para festejar mi cumpleaños, que son 87, es una monotonía para los lectores, pero para su servidor y mi familia es motivo de alegría y felicidad.

Aunque lo he comentado en varios de mis artículos que la vida del ser humano es lo más valioso y lo más importante, pero solo cuando realmente se ha sabido vivir. Hoy, en este día y año del 2015, me pongo a valorar lo que es para mí lo más significativo de la existencia, en esta situación geográfica que se llama San Juan de los Lagos, y que a su inicio fue conocida como San Juan de Mezquititlán. Cuando nací la población estaba inquieta, llena de cuidados para sus habitantes porque era peligroso salir de sus casas a cualquier hora, pues estaba en su mayor fuerza la Revolución Cristera, y las tiendas y el mercado, algunas veces, eran cerrados para evitar su saqueo, y la soledad de sus calles era considerado como normal para aquella época.

Cuando trato de buscar la definición de “hombre”, no me refiero a su anatomía y su fisiología, pues todos los seres humanos tenemos en común cualidades psíquicas básicas, con su gobierno de leyes, su funcionamiento mental y emocional, y las aspiraciones o designios de encontrar una solución satisfactoria a su vida.

Pero en mis tiempos y a mi edad de adolescente, pude darme cuanta plenamente que los caminos de la cultura, que permitieran abrirme paso en la vida, eran muy limitados y precario; pues como les he comentado, no había una clase de profesionistas en mi pueblo, solo dos médicos, dos farmacéuticos prácticos, un abogado, un ingeniero y párenle de contar. Las funciones del gobierno municipal eran muy limitadas, pues los Presidentes Municipales duraban un año en su cargo, y manejaban un presupuesto muy raquítico, de tal manera, que algunos duraban en el cargo algunos días o meses y luego renunciaban al cargo; entre la gente, no toda, había algunos bravos y valientes que se enfrentaban a los representantes de la Política que tampoco se dejaba amedrentar, y recuerdo que hubo algunos casos de enfrentamiento con la gente brava, que daba como resultado algunos muertos, y los Presidentes Municipales mejor se salían de San Juan para reunirse con su familia en otros lugares de la Republica.

Desgraciadamente, el espacio para mi columna es muy corto, y le tengo que suprimir algunos temas o ideas que considero importantes para comentar sobre cómo se vivía en aquel tiempo.

Estamos viviendo un orden social muy determinado, podemos ver y darnos cuenta de cómo la naturaleza del hombre está cambiando por las pasiones, en este tiempo nos damos cuenta de cómo aumenta el desprecio por la vida; la televisión, la radio y la prensa nos dan noticias de un sin número de crímenes que enlutan a muchas Regiones y Estados de la Republica; los secuestros, las drogas e inmigrantes se prodigan, los jovencitos se están haciendo drogadictos y las escuelas son semilleros de estas tendencias nocivas para la salud, tanto psíquica como biológica, de nuestros jóvenes, que no han aprendido el verdadero arte de saber vivir. Pero no solo drogándose se dañan a sí mismos, sino que podemos ver cómo están cambiando nuestros valores morales, y como un ejemplo muy notorio lo podemos ver en los matrimonios del mismo sexo.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *