El Mundo de Ayer

El Mundo de Ayer

EL MUNDO DE AYER

Por el Prof. J. Rosario Palos de Anda

Ágora – 9 Octubre 2015

Desde niño pude iniciar, como todo ser humano, el aprendizaje de la vida, y una de las características que la vida me mostro fue que la vida del hombre es multilateral. En efecto la vida del hombre tiene dimensiones y funciones varias: religiosa, moral, jurídica, política, artística, científica, técnica, etc., Ahora bien, todas estas dimensiones o funciones se dan y se desarrollan en la existencia social del hombre; esto es, del hombre en tanto tiene relaciones con sus prójimos.

Estas relaciones no solo son por las razones que ya Aristóteles expuso en su teoría filosófica, sino también por razones muchas más profundas y también prácticas, pues no se puede concebir la vida humana sin estas relaciones con el otro, con el prójimo; pues el hombre se mueve al impulso de necesidades, de emociones, de tendencias, de determinados estados de ánimo.

Unas veces la necesidad hace al hombre buscar la proximidad, y en otras, busca el alejamiento en mayor o menor oposición o antagonismo. Estos términos o conceptos los conocí en el estudio de la Sociología en su introducción preliminar, pero no solo en teoría, sino en tos años que Dios me ha dado de vida, 87 años para ser más exactos, he podido no solo ver, sino experimentar en carne propia esos factores sociales de la vida en San Juan de los Lagos y no solo ha sido experiencia personal, sino que también la he visto desplegarse en los habitantes de mi ciudad.

La variedad de su comportamiento no puede catalogarse como firme o estable, pues no solo el paso del tiempo, sino la relatividad del modo y circunstancia hacen posible la valorización de la vida de cada persona, pues como dijo el filósofo griego Demócrito: ” el hombre es la medida de todas las cosas”.

Que la vida del hombre es multilateral lo aprendí de joven, pues como les he comentado, cuando me regresé de la ciudad de México, cuando deje mis estudios en el Instituto Politécnico Nacional y me vine a San Juan, luego de algún tiempo y de alguna manera providencial, conocí al entonces Señor Cura Dr. Don Esteban Sánchez Valdez, Párroco de San Juan de los Lagos, en aquellos años no había más que una parroquia, la de San Juan Bautista, y llegue a la notaria Parroquial en el momento en que dicho Párroco necesitaba de una persona que se desempeñara como notario parroquial, me ofrecí para tal empleo y de inmediato me puse a su disposición, luego de algunos días de entrenamiento y conocimiento de los requisitos para levantar las actas de bautismos, de matrimonio y de defunción, me pude hacer cargo de dicho empleo, el cual mantuve donde el año de 1949 a 1953 en que el señor Cura fue cambiado a Zapopan, Jalisco, y en su lugar quedo de interino el Padre J. Guadalupe Padilla, que después llegó a ser Obispo de Veracruz.

Luego tomó el cargo el Señor Cura J. Guadalupe Navarro, cuando el llegó renuncié el cargo, pues el Señor Esteban Sánchez Valdez, antes de irse me recomendó a la Comisión Federal de Electricidad, ante la que él promovió el servicio permanente en esta Región, desde San Miguel el Alto, Jalos y San Juan, allá por el año de 1953 cuando se instaló una planta termoeléctrica en San Miguel y dio el servicio eléctrico a estos tres pueblos.

Pasando cinco años me salí para trabajar en la presidencia municipal, en la que pase casi 27 años como encargados de la oficina del registro civil; después fui secretario y síndico del H. Ayuntamiento; también fui maestro en los colegios Miguel de Bolonia, Independencia, Juan Contreras fuerte; fui maestro en la Preparatoria y Secretario de la misma en 1968 con el Dr. Silviano Martín y estuve trabajando en la Notaria Publica N°1 del Lic. J. Augusto Pérez Padilla.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *