Así fue la restauración de la Imagen de la Virgen de San Juan de los Lagos

Por: Gemma de los Dolores Pérez Zermeño

En el año de 1623, después del primer milagro, las crónicas dicen que los papás de la niña que volvió a la vida, en compañía de unos indios sanjuanenses, llevaron la Imagen a Guadalajara a restaurarla, al llegar ahí, llegaron al lugar donde estaban pernoctando unos jóvenes que se les acercaron espontáneamente, comentando que ellos restauraban imágenes, que si no traían alguna que pudieran  arreglar.

Se la llevaron y a la mañana siguiente, avisaron que el trabajo estaba terminado.

Cuando el volantinero acudió a pagar, los jóvenes habían desaparecido, dejando bellamente restaurada la Imagen, sobre todo el rostro y las manitas.

Aunque se conoce que se le hicieron algunos retoques durante el tiempo, se sabe de algunas en el siglo 18 y otras al principio del siglo 20, fue hasta el 25 de Julio de 2002 cuando el Arq. David Martín del Campo realizó un estudio fotográfico de la Imagen de Nuestra Señora de San Juan, estando presentes el Excmo., Sr. Obispo Don Javier Navarro, el Pbro. Don José María de la Torre, así como sacerdotes, religiosas y laicos, ahí se encontraba también Don Juan José Méndez Hernández, quien comentó: “Las heridas que tiene el cuerpecito de la Virgen necesitan ser curadas”.

El lunes 27 de Junio de 2005 en una junta en el Auditorio Juan Pablo II, convocada por el Sr. Obispo Don Javier Navarro Rodríguez, después de consultar entre las personas convocadas y un serio proceso de reflexión se toma la decisión de restaurar la Imagen de la Virgen de San Juan.

El sábado 8 de Octubre del mismo año, después de la celebración de la Santa Misa, el Sr. Obispo dio la bendición con la Imagen, posteriormente es llevada al camarín, que fue acondicionado como sala de restauración.

El domingo 9, el escultor Don Juan José Méndez y su hijo iniciaron labores, primero reconocen el estado de la Imagen: excoriaciones, desgastes, etc.

La primera semana se puede decir que los daños graves están reparados más no terminados. Se inició el trabajo del aspecto general.

La segunda semana se hace la restauración de los acabados, especialmente el rostro.

El martes 25 de  octubre, el Sr. Obispo está presente en los últimos momentos  de la restauración que es dar vida, a la Imagen en general, principalmente sus mejillas, las pestañas, cejas y labios.

El 29 de octubre, la Imagen ricamente vestida es colocada en un templete dorado junto a la Imagen de su hijo Jesucristo.

El Sr. Obispo Don Javier Navarro bendice la Imagen en su calidad de Restaurada y anuncia que por la importancia de este hecho, por la alegría, por el amor a la Virgen, cada año se celebrara la Fiesta de la Restauración de la Virgen de San Juan. Así se establece cada 29 de Octubre realizar esta celebración.

Necesaria y vital la restauración, más no nada más es necesaria una restauración física, la principal, es nuestra restauración moral, espiritual y deseando el bien hacia los demás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *