5 propósitos para iniciar el año nuevo fuera del radar de la delincuencia

Además de los buenos propósitos, que seguramente establecerás, siempre será bueno incluir a la seguridad en ellos.
Por esta razón, te presentamos 5 buenos propósitos que debes considerar implementar en tu persona, tu familia, tu comunidad y lugar de trabajo para vivir seguro:

1.- Información. Debes informarte en temas de seguridad, lo cual implica más allá de leer los diarios, escuchar la radio, ver la televisión o las redes sociales, el acudir a las fuentes de información donde surgen los estudios formales, profundos que, más allá de elementos de juicio de valor, con elementos de verdad, te permitirán conocer lo que realmente sucede en el país respecto del tema y, así, reconocer lo que como integrante de tu comunidad puedas y debas hacer para revertir el fenómeno de inseguridad.
2.- Análisis de riesgos. Debes realizar una evaluación de las amenazas que están presentes en tu vida diaria, con el fin de que, una vez que tengas un diagnóstico de ellas, puedas emprender acciones que, si bien no te exentarán de que dichas amenazas se conviertan en una realidad, sí disminuirán en mucho la probabilidad de su ocurrencia.
Aprende realizar un análisis de riesgos en el hogar, escuela, trabajo o negocio, en los sitios en los que acudas a tener esos ratos de ocio, entretenimiento y esparcimiento, así como en los traslados entre uno y otro. Debes hacerlos a nivel personal, familiar, vecinal, escolar, laboral y social.

 

3.- Planes de seguridad. Es preciso contar con una serie de lineamientos que, de manera preestablecida, debas tener muy presentes de llevar a cabo para enfrentar lo que los expertos en seguridad han denominado como “una crisis”, la cual se da cuando algo nos rebasa, lo importante es que eso que nos rebasó, no nos arrolle.
Por ello, es preciso contar con las directrices de lo que debemos hacer en los momentos del “antes, durante y después”, de tal suerte que nos permita prevenir, contener, mitigar esa crisis y restablecer una condición de seguridad.
4.- Capacitación y adiestramiento. Debes capacitarte y adiestrarte con el fin de desarrollar una serie de hábitos para entrar en acción y tener una reacción adecuada en los distintos escenarios en los que puedas ser victimizado: en el hogar, la calle, el transporte público, el vehículo, sitios públicos, etc.
Para ello, es importante leer Manuales de Seguridad, donde se aborden todos y cada uno de dichos sitios y tengas recomendaciones de expertos basadas en el sentido común y que si las llevas a cabo de manera repetitiva y las logras implementar y establecer como hábitos, vas a disminuir en mucho la probabilidad de convertirte en una víctima más.

 

5.- Equipamiento. Ante las circunstancias, es necesario invertir en equipos de seguridad. Por suerte, las tecnologías de información y comunicación, así como la globalización, han permitido el disponer de equipos altamente eficaces y al alcance prácticamente de cualquier bolsillo.
No obstante, resulta fundamental que no te dejes guiar únicamente por el consejo de vendedores, pues quizá te lleven a adquirir únicamente lo que ellos tienen a su disposición y no necesariamente lo que requieres en términos reales.
Busca el consejo en términos de idoneidad, de expertos certificados en seguridad, ya que estas personas, con sus conocimientos, te van a llevar a hacer un uso racional de tu presupuesto y a equiparte con productos de última generación que, además, ahora pueden y deben ser complementarios entre ellos, para interactuar a través de los sistemas celulares y/o satelitales.

¿Consideras algún otro buen propósito en materia de seguridad personal para este nuevo año? Compártelo con nosotros, participa con tus comentarios en nuestras redes sociales.

 

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *