45.9% DE LA POBLACIÓN DE 50 Y MÁS AÑOS DE EDAD REPORTÓ QUE TRABAJABA, YA SEA CON PAGO O SIN PAGO

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) en coordinación con el Centro Médico de la Universidad de Texas presenta los resultados de la Encuesta Nacional sobre Salud y Envejecimiento en México (ENASEM) 2018. Su objetivo es generar información sobre el proceso del envejecimiento en México, el impacto de las enfermedades y la discapacidad en la población a partir de 50 años de edad.

La ENASEM es una encuesta longitudinal que inició en 2001 y permite seguir a la misma población de estudio (personas de 50 y más años de edad) a través del tiempo.  Además de 2001, se ha levantado en 2003, 2012, 2015 y, por quinta ocasión, en 2018.

Los temas atendidos por la ENASEM son: características sociodemográficas de los sujetos de estudio; medidas de salud, estado funcional, estilo de vida, depresión y estado cognitivo; tributos demográficos de los hijos; historial migratorio; ayuda en dinero o especie otorgado a, y recibido de, sus hijos, así como datos económicos, ingresos laborales, pensiones y valor de bienes inmobiliarios y financieros.

Otros indicadores de la encuesta son historia laboral, ocupación, posición en el trabajo y lugar de trabajo actual de los sujetos de estudio; características de la vivienda; impresiones personales sobre salud, poder de decisión, nivel de ayuda familiar, viudez e información acerca del último año de vida de los entrevistados que fallecen en el panel.

El primer estudio longitudinal de este tipo fue el Health and Retirement Study de Estados Unidos iniciado en 1992; le siguió la ENASEM y a partir de entonces se han realizado estudios similares en 35 países.

PRINCIPALES RESULTADOS

La ENASEM 2018 estimó una población de 28.2 millones de personas de 50 y más años de edad distribuidas de la siguiente manera: 46.4% tienen entre 50-59 años, 29.4% entre 60-69, 16% entre 70-79, y 8.2% tienen 80 y más años de edad.[1] En 2012 las proporciones fueron de 47.1%, 28.8%, 16.3% y 7.8%, respectivamente.

En 2018, la población de 50 y más años de edad tiene en promedio 4 hijos nacidos vivos, en comparación con los 4.4 hijos en 2012.Respecto a la condición de co-residencia[2] de la población de 50 y más años de edad, 24.8% de los hombres y 23.4% de las mujeres reporta vivir solo o solamente vivir con su pareja. 

En 2018 casi el 38.9% de la población 50 y más años de edad tiene entre cero y cinco años aprobados de escolaridad (primaria incompleta), 43.5% tiene de 6 a 9 años (primaria terminada y algún grado de educación secundaria) y 17.6% tiene 10 grados aprobados (algún grado aprobado en educación media superior o superior).

El 17.9% de los hombres y 4.1% de las mujeres vivieron o trabajaron alguna vez en el Estados Unidos de Norteamérica. Estas cifras son muy similares a las reportadas en 2012.

En 2018, 45.9% de la población de 50 y más años de edad reportó que trabajaba, ya sea con pago o sin pago.

Mientras que en 2012, 16.6 % de los hombres y 13.8 % de las mujeres no contaban con derechohabiencia a algún servicio de salud, para 2018 esta situación disminuyó a 14.8 % de los hombres y 9.7 % de las mujeres.

Predomina en este grupo de población la percepción de un estado deficiente de salud: 62.4% de las personas de 50 y más años de edad percibían tener un estado de regular a mala (57.7% de los hombres y 65.9% de las mujeres). Estos niveles y diferencias por sexo resultaron similares a los de 2012.

Tanto en 2012 como en 2018 las enfermedades que más afectan a esta población son: hipertensión arterial, diabetes y artritis que afectan en 2018 respectivamente al 39.9%, 22.8% y 11.2% de las personas de 50 años de edad y más.

La diabetes tiene impacto en la calidad de vida de las personas de 50 y más años de edad la prevalencia  pasó de 15.3% en 2001 (13.2% para los hombres y 17.2% para las mujeres) a una prevalencia de 22.8% en 2018 (20% para los hombres y 24.9% para las mujeres)

El 18.7% de los hombres en el grupo de edad 50 años y más presentaba obesidad en 2001, y se incrementó a 22.7% para 2018,  mientras que para las mujeres de este mismo grupo de edad la proporción pasó de 25.2% a 31.3 por ciento.

El 68% de las mujeres y 57% de los hombres declaran medirse regularmente el colesterol. Con referencia a las vacunas, el 57% de mujeres y 46% de hombres declara su uso contra la influenza, mientras que alrededor del 17% de ambos géneros declara el uso de vacuna contra la neumonía. Entre los varones, una cuarta parte declara hacerse examen de próstata regularmente, y entre las mujeres 59% reporta tener una prueba para cáncer cervical (papanicolau). Estos niveles de uso de cuidados preventivos son muy similares a los reportados en 2012.

En 2018, el 11.2% de la población de 50 y más años de edad afirmó tener al menos una limitación para realizar actividades de la vida diaria como caminar, bañarse, comer, acostarse y levantarse de la cama. Para el caso de los hombres la proporción fue de 9.5% y para las mujeres de 18.3 por ciento.

El 7.2% de la población de 50 y más años de edad afirmó tener al menos una de las siguientes limitaciones: manejar dinero, tomar medicamentos, hacer compras o mandados o preparar una comida.

El 35.2 % de la población de 50 y más años de edad realiza ejercicio al menos 3 veces por semana en 2018, 45.8% de los hombres y 27.2% de las mujeres.

Por primera vez en la ENASEM se preguntó acerca de problemas del sueño; 46.6% de las mujeres y 32.4% de los hombres reportan tener dificultad regularmente para quedarse dormido.

En la ENASEM se pregunta por nueve síntomas depresivos: se sintió deprimido; sintió que todo lo que hacía era un esfuerzo; sintió que su sueño era intranquilo; se sintió infeliz; se sintió solo; sintió que no disfrutaba de la vida; se sintió triste; se sintió cansado y sintió que no tenía mucha energía.

El porcentaje de adultos que reporta 5 o más síntomas depresivos en 2018 es de 30.6% (21.9% para hombres y 37.1% para mujeres). Esta prevalencia ha tenido niveles similares a través del tiempo, puesto que 22.5% de hombres y 41.2% de mujeres reportó tener 5 o más síntomas depresivos en 2012.

De la población de 50 y más años de edad, en 2018 el 5.6% reportan que su memoria es mala. Además, 82.5% reporta encontrarse satisfecho con su vida.

Con la ENASEM, el INEGI busca aportar información útil a la academia, organizaciones y la sociedad en general, y así poder contribuir al diseño de políticas públicas relacionadas con el proceso de envejecimiento, enfermedades y discapacidad de la población adulta mayor en el país.


[1] Estructura similar a la observada por la Encuesta Nacional de Dinámica Demográfica (ENADID) 2018, donde 46.3% tienen una edad comprendida entre 50-59 años, 29.7% entre 60-69, 16.1% entre 70-79, y 7.9% tienen 80 y más años de edad.

[2] Situación de compartir residencia con otras personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *