4 consejos financieros para la reapertura de los negocios

Los negocios reabren sus puertas pero todavía necesitan estar en ‘modo de supervivencia’ si quieren sobrevivir al impacto de la pandemia.

De acuerdo con Marilyn Landis, CEO de la empresa consultora Basic Business Concepts, que brinda servicios a pymes, “los dueños de negocios deben enfocarse en mantener sus compañías a flote en este nuevo entorno. Planificar la apertura irregular y esporádica y cómo contactar con tus proveedores, clientes y empleados para operar nuevamente».

Hay cuatro puntos básicos que puedes incorporar en tus planes para reanudar actividades de la mejor manera: 

Reduce costos sabiamente

No se trata de hacer ajustes a todo, hacerlo puede ser perjudicial a largo plazo. Analiza dónde puedes recortar y toma en cuenta cómo reducirá tu capacidad de generar ingresos o mantener tu negocio operando de la misma manera cada ajuste. Debes de ser estratégico y sacrificar aquellas áreas o rubros que menos impactan tu producción o capacidad de servicio.

Revisa tu modelo de negocio

Cambiar tu modelo de negocio puede ser lo último que desees hacer cuando vuelvas a abrir, pero podría ser lo que lo mantenga tu negocio a flote mientras todo esto pasa. Hazte este tipo de preguntas: 

1. Con la llamada ‘nueva normalidad’, ¿tu modelo de negocio debería cambiar, para ajustarse a esas necesidades?

2. ¿Aún es viable tu modelo de negocio? ¿qué puedes hacer para resistir hasta que sea financieramente atractivo de nuevo?

3. La experiencia vivida a partir de esta pandemia, ¿puede significar una diversificación de tus ingresos? ¿por ejemplo ofrecer un nuevo servicio o producto? Pon en papel qué vendes, a quién se lo vendes y cómo lo entregas. Este ejercicio te podría dar la respuesta. 

Considera costos de nuevos procesos y proveedores

Incluso si tu negocio abre, tus proveedores pueden no hacerlo. Eso significa que tal vez tengas que buscar algunos nuevos de manera temporal. Si esto sucede verifica el costo financiero, si el cambio significa que tengas que hacer algún pago o tengan que reembolsarte a ti.  

Otro problema que podrías enfrentar es que tal vez, al inicio de este regreso, tus clientes pueden no querer acudir en persona a comprar tus productos. Es posible que tengas que invertir en costos de envío para continuar manteniéndolos.

Aprovecha los apoyos

Si bien muchos propietarios de negocios ya solicitaron su apoyo federal para microempresarios, puede haber recursos disponibles a nivel estatal y local, como grupos de desarrollo económico e instituciones financieras de desarrollo comunitario. Investiga de qué puedes echar mano en tu localidad. 

También si te ves en la necesidad de solicitar un crédito para echar a andar tu negocio, revisa el costo financiero, recuerda leer detenidamente el contrato y revisa la tasa de interés, plazo y comisiones asociadas al préstamo.

Compara opciones con al menos 3 instituciones financieras distintas y el secreto está en usarlo en aquellos rubros que se van a traducir en mayor producción y por ende ventas, no para pagar gasto corriente.

Reabrir tu negocio es una gran noticia, pero debes considerar que hay ajustes necesarios por hacer, para que sea un regreso sin sobresaltos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *