El Mundo de Ayer en San Juan de los Lagos

El futuro de nuestro país es un tanto incierto, no solo para la sociedad manifiesta sino también para cada uno de nosotros los mexicanos.

Es verdad que las características de nuestra personalidad se integra con la consecuencia de los caracteres heredados y los adquiridos, yo por ejemplo nací en San Juan de los Lagos en plena Revolución Cristera, cuando los templos estaban cerrados y la población no podía asistir a misa, ni al santo rosario ni a todos los demás actos litúrgicos, porque aunque quisieran no podían hacerlo. La gente estaba temerosa, inquieta y también insegura, las calles de la población estaban solitarias, lo mismo que su plaza principal. Los comercios estaban también en actitud de alerta, pues temían la entrada tanto de los Cristeros como la de los soldados, ya que eran sometidos a saqueos y robos, esta era la nota fundamental y frecuente.

Qué curioso, los mexicanos estamos ahora en este siglo 21 en el año 2017, y nos podemos dar cuenta de muchas noticias trágicas y delictivas que suceden a diario en diferentes estados de la República Mexicana: robos, secuestros, asesinatos, venta de droga, imposición o “venta de seguridad” a negocios; en el gobierno la impunidad y la frecuente noticia de actos de corrupción son toda una novela.

No sé si esté en lo cierto, pero considero que el cerebro se encarga de coordinar o integrar los estímulos que proceden tanto del exterior como del interior, y transmite las respuestas para que puedan funcionar los músculos, es el órgano que equilibra las reacciones de todo el organismo con el ambiente, y es el centro de las funciones intelectuales.

En mis 88 años y 4 meses que llevo de vida buscando en el fondo de mi conciencia, no recuerdo ningún acto, ni reacción del pueblo de México ante las declaraciones y actitud hostil manifiesta de un presidente de los Estados Unidos de Norte América, y el que acaba de tomar posesión en ese país amenaza con la fabricación de un muro entre México y los Estados Unidos, y la expulsión de todos los mexicanos ilegales en ese país, y además, la afirmación de que la construcción del muro lo pagará México.

También emitió la amenaza de suspender el tratado de libre comercio entre Canadá, los Estados Unidos y México, y otras barrabasadas inconstitucionales y fuera de la justicia y demás valores humanos.

El domingo 12 de febrero la nación mexicana, en un acto insólito y fuera de toda politiquería, salió a las calles de México a manifestarse contra la actitud del actual presidente de los Estados Unidos, que quiere humillar a los mexicanos y a otros países del mundo que tienen otras creencias, como los musulmanes, y en esta manifestación se borró todo sentimiento partidista e ideológico, un solo sentimiento de unidad de todo los mexicanos, unidad por un solo sentimiento, el del respeto por las instituciones, la libertad de credo, y que todo el pueblo unido se pueda defender a una sola voz, y que tengamos un régimen contemporáneo que tenga ganas de luchar para que todos los mexicanos se sientan felices, que no tengan deudas, que no tengan conflicto, que se dejen guiar sin necesidad de recurrir a la fuerza.

Dios quiera que mis hijos, nietos, bisnietos y demás familiares, y los familias de mis amigos y conocidos, puedan ver y disfrutar de ese nuevo horizonte que soñamos para México.

 

Por: Prof. Chayo Palos

 

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *