Foro Académico sobre el Agua en Los Altos de Jalisco

El viernes 27 de enero, en el Centro Universitario de los Lagos –Universidad de Guadalajara- se llevó a cabo el Foro Académico sobre el agua en los Altos de Jalisco. Con la asistencia de estudiantes, profesores, investigadores, representantes de instituciones de educación superior, gubernamentales de los municipios de Altos Norte y miembros de la sociedad organizada, quienes con interés siguieron los planteamientos puntuales de los expositores –basados en datos técnicos, científicos y documentos oficiales- que delinearon el escenario presente y futuro de Los Altos en materia de agua, con implicaciones de impacto al medio ambiente, sociales y políticos, como radiografía de una situación apremiante. “Es lamentable que los bienes obtenidos de la naturaleza y los que produce la humanidad, se encuentren arbitrariamente mal distribuidos a lo largo y ancho del planeta; pero es inaceptable y también inhumano que suceda lo mismo con el bien mayor y mayor de la vida: el agua. Esta es la importancia de este foro…”, en palabras del doctor Aristarco Regalado Pinedo, rector del CULagos.

A la convocatoria acudieron la maestra Susana López Funes -Universidad Autónoma de Querétaro y la Universidad de Guanajuato- quien presentó una solución alternativa, económica y sustentable para el abasto de agua en León sin la necesidad del trasvase del Zapotillo-Los Altos al valle de León, presentó también un análisis de las tarifas que se cobran actualmente por el abasto de agua en algunas ciudades del país, resaltando que la tarifa  de León es la más cara.

Enseguida se llevó a cabo una exposición sobre cómo el calentamiento global ha impactado y afectará a la producción agropecuaria en Los Altos de Jalisco, debido a la disminución en la disponibilidad de agua, a cargo del doctor Hermes Ulises Ramírez, director del Instituto de Astronomía y Meteorología de la Universidad de Guadalajara e integrante del Observatorio Ciudadano para la Gestión Integral del Agua para el Estado de Jalisco (OCGIAEJ), quien resumió: “en la zona, la proyección de cambio climático es de aumentos de temperatura que pueden llegar a cuatro grados centígrados […] (que significa) disminución de precipitaciones de manera muy importante, disminución de la humedad de los suelos para producción agropecuaria, aumento en la temperatura de los suelos y también disminución de las velocidades de precipitación, lo que en este caso, no asegura que haya la cantidad de agua suficiente para seguir con las actividades productivas, y mucho menos para poder llenar una presa de las dimensiones de El Zapotillo”.

En su participación, el maestro Miguel Magaña Virgen –Jefe del Departamento de Ciencias Ambientales del CUCBA (UdeG) e integrante del OCGIAEJ-  expuso sobre la carencia de las Manifestaciones de Impacto Ambiental (MIA) de  la presa El Zapotillo, del pretendido acueducto hacia León y la del también pretendido trasvase, ya que solo se cuenta con una MIA de carácter regional –escueta- que no analiza de manera completa e integral los impactos de los tres proyectos. Expuso en qué consiste un ordenamiento ecológico-territorial de la cuenca del Río Verde, con énfasis en el ordenamiento hídrico, pues es “muy importante el hecho de que si no es bien ordenado el territorio, no está bien caracterizado, no hay un diagnóstico, un pronóstico y una propuesta de cómo usarlo y de todos los recursos, difícilmente vamos a llegar la sustentabilidad; es muy importante entender que la cuenca del río Verde debe ser ordenada territorialmente bajo un criterio de ordenamiento hídrico, que nos indique el uso del agua, la gestión del agua, en qué condiciones se va a aprovechar, cuál es el límite, cuál es el umbral y cuáles son las necesidades que se deben realizar para evitar que haya un proceso de degradación ambiental” además de los graves impactos social y económico para los alteños, que se producirán de concretarse el trasvase.

Por su parte, el doctor José Antonio Gómez Reyna, Secretario del Grupo Técnico-Científico del OCGIAEJ e investigador de la Universidad de Guadalajara evidenció, entre otras cosas, los graves impactos a la salud como consecuencia de la gran cantidad de contaminantes que vierten las industrias y la curtiduría al Río Turbio, afluente del Lerma y que llegan finalmente al Lago de Chapala, de donde se abastece poco más del 60% del agua que consume el Área Metropolitana de Guadalajara y que la planta tratadora de aguas residuales de la ciudad de León no puede retirar. Mostró también las inundaciones recurrentes de León, debido al manejo inadecuado de los escurrimientos de la Sierra de Lobos. Presentó también un resumen basado en documentos oficiales, en el que se muestra que la región de Los Altos es deficitaria y sus acuíferos -en su mayoría- están sobreexplotados.

En su intervención, el Observador Coordinador del Observatorio Ciudadano para la Gestión Integral del Agua para el Estado Jalisco, ingeniero Juan Guillermo Márquez Gutiérrez, precisó cómo desde su contenido y alcances, el decreto del 7 de abril de 1995 lesiona los derechos de los usuarios –agropecuarios- de aguas nacionales, pues la Comisión Nacional del Agua “no otorgará nuevas concesiones o asignaciones de las aguas del Río Verde

para usos distintos a los señalados en el presente Decreto” considerando sólo el uso doméstico y público urbano. También expuso cómo diversos documentos oficiales evidencian que  la cuenca del Río Verde –en Los Altos de Jalisco- es deficitaria y que la ciudad de León tiene otras alternativas de suministro, todas ellas dentro de su estado, más económicas y sustentables y que no afectan otras regiones, como la de Los Altos de Jalisco.

Con lo expuesto en estas ponencias, se muestra parte del soporte que originó las recomendaciones dos y cinco emitidas por el OCGIAEJ el 22 de agosto de 2014 en el sentido de que “no existen las condiciones hidrológicas actuales, ni a futuro, para que se haga un trasvase entre cuencas. De realizarse lo anterior se generarían impactos sociales, económicos y ambientales negativos  irrecuperables”.

El licenciado Adolfo Alejandro López Aguayo y el doctor Carlos Armando Peralta Varela, del ITESO, expusieron –entre otras cosas- cómo el amparo interpuesto por el Ejido Agua de Obispo ha retrasado la construcción del acueducto, obligándoles inclusive a replantear el trazo del mismo y cómo una sociedad, al ser debidamente informada de los alcances y consecuencias de los proyectos de esta naturaleza, pueden actuar en consecuencia defendiendo sus derechos y evitar así la realización de este tipo de obras que los lesionan.

Como una forma de motivar el interés y participación de los alumnos del centro universitario en estos temas determinantes en el futuro de su región, se recibieron las propuestas que los estudiantes del CULagos lanzaron desde un marco creativo para despertar la conciencia: un hashtag, un cartel y un video como formas categóricos en la ilustración de un problema y expresar un mensaje. Se llevó a cabo la presentación de los trabajos ganadores, así como la premiación correspondiente de acuerdo a la convocatoria “Una idea corta, un cartel y un video por el agua de los Altos”.

Para concluir el Foro se realizó un debate relacionado con lo expuesto en el evento, participando en él representantes de los distintos sectores sociales alteños: en el religioso, el canónigo José Luis Aceves González, de la Diócesis de San Juan de los Lagos; por el académico, la doctora María Guillermina Martínez Cisneros, del Centro Universitario de los Lagos y el doctor José Antonio Gómez Reyna, de la Universidad de Guadalajara; por el político, la diputada del PRD, Mónica Almeida López; y por los sectores productivos: la licenciada Cinthia Macías Muñoz, abogada de agroproductores, y Alfredo Becerra Flores, médico veterinario de la empresa PROAN.

En esta mesa, se concluyó que el trasvase y la privatización que conlleva, son de consecuencias negativas en lo ambiental, social, económico y sobretodo en los derechos fundamentales a un medio ambiente sano, al agua y saneamiento y el derecho humano a la alimentación, mismos que se verían seriamente afectados si se despoja al campo –sector agropecuario- de su derecho al agua para producir alimentos, como está planteado con el fin de llevar el agua para vender a la ciudad de León, Guanajuato, ya que se encuentra este esquema muy lejos de una gestión integral del agua, como bien común y de vida.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *