Las Tres “T”

Las Tres “T”

Un viento de esperanza está soplando sobre esta ciudad y también sobre la nación entera, no todo son noticias amargas, o quizá más bien como consecuencia de ellas, la gente se está unificando, es gratificante saber que la sociedad civil y las organizaciones empresariales, actuando con un alto sentido de responsabilidad, están buscando, con su liderazgo, amortiguar y hasta evitar la amenaza que está alterando el orden y el progreso de la nación.

Por otra parte, hay que felicitar a todas las personas que han tenido el valor civil de manifestar públicamente su inconformidad por los atropellos recibidos, y los que están por recibir de parte del actual gobierno Federal.

Fue ejemplar la manera en que se manifestó un grupo de jóvenes sanjuanenses valientes que se atrevieron a manifestarse pacíficamente liberando la circulación en la caseta de cuota en Jalostotitlán, lo hicieron sin violencia y respetando a las personas y las cosas, de tal manera que despertaron la simpatía de los usuarios de esta carretera de cuota, así como de los empleados y aún de la Policía Federal.

Nuestra sociedad, a pesar de su aparente heterogeneidad, tiene el talento y la capacidad de unificarse ante una causa que procura el bien común, eso nadie debe de dudarlo, porque las personas con un auténtico sentido de dignidad son más ¡muchas más! que aquellos que son capaces de traicionar a su gente por un puñado de dinero y un instante de efímero poder.

Llegarán pronto nuevos retos, la arremetida contra nuestro país no ha terminado, se puede decir que apenas comienza, los “internacionalistas neoliberales”  vienen “por todas las canicas” y no dejarán “títere con cabeza”, lo único que puede detenerlos es la actitud y la acción decidida y manifiesta de todos los que aman su estilo de vida que está fundado en el amor a las tres “T”, es decir: la Tierra que les da vida, el Trabajo que los dignifica y el Techo que cobija a su amada familia.

En nuestra región es proverbial el amor que se tiene a la familia, la dedicación a la tierra, la entrega al trabajo esforzado, y el apego al sentido espiritual que la religión ha impreso en el alma de cada Alteño y de cada Sanjuanense; no es casualidad que estas “Tierras Flacas” se hayan convertido en la principal fuente de alimentos del país, ejemplo de fuerza espiritual proyectada en bienes materiales.

Que nada ni nadie infunda temor en el alma y la mente de aquellos que actúan con un corazón generoso, bien informado y bien intencionado, si así llega a suceder ¡No hay porqué preocuparse!

 

E D I T O R I A L

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *