Imagen “Turbiana”

Imagen “Turbiana”

Indudablemente que San Juan de los Lagos fue una población muy bonita, un lugar de provincia que para los años sesenta y setenta del siglo pasado todavía tenía una extraña mezcla de ciudad colonial, aires de modernidad y calles adoquinadas convertidas en “mercado árabe”, según lo expresó en una ocasión el Ilustre Primer Obispo de esta Diócesis Don Francisco Javier Nuño.

Mucho ha desaparecido de esta extraña amalgama, así lo han notado algunas personas que la  conocieron en aquella época, y que al regresar se han encontrado que ya lo colonial casi no existe, y que muchos edificios son una pesadilla arquitectónica, con fachadas grotescas y espacios reducidos, muchas veces ocultos por locales comerciales. Y de las calles adoquinadas ya ni el recuerdo queda, pues todos los espacios de las calles céntricas y la Plaza Principal están obstruidos y tapizados por incontables  “puestos”  ambulantes.

Así lo describe el Dr. José María Muriá en una visita reciente a este pueblo de peregrinos, manifestó su enojo por el descuido en que se tiene a esta ciudad, por la irresponsabilidad de quienes tienen la obligación de mantener la imagen urbana de un lugar excepcional en turismo religioso.

Podría ser una exageración de esta buena persona, pero queda siempre alguna reflexión y una duda: ¿Qué está sucediendo con el proyecto de Mejoramiento de la Imagen Urbana? Mucho dinero se ha gastado, muchos recursos físicos y humanos se han dedicado, pero algo no se está haciendo bien, a los ojos de un visitante acucioso  ¡los cambios no han sido para mejorar! Al contrario, perciben un deterioro sustancial que, en su opinión, afea sobremanera a San Juan de los Lagos.

Debe entenderse que la imagen de esta ciudad se proyecta desde su ingreso, desde que se recorren las deterioradas calles y avenidas que carecen del balizamiento más indispensable, quizá la gente de San Juan ya se habituó a conducir por los carriles imaginarios, sin delimitar con pintura, ya desarrolló la habilidad de medio evadir los detestables “topes”, y a evitar caer en los innumerables baches porque ya los ubican, pero los visitantes, los que esperan ser bienvenidos se llevan un terrible chasco al percibir que en calles y edificios falta orden, limpieza y civilidad.

El Dr. Muriá comenzó diciendo que a su llegada se sintió acosado por una “horda motorizada” que pretendía guiarlo, más insistentes que un enjambre de abejas africanas, sus palabras pudieran herir la susceptibilidad de los Sanjuanenses, pero: ¿será necesario que venga alguien de fuera para evidenciar lo que está mal hecho?

La Turbia Imagen Urbana, abreviando: la “Turbiana” de San Juan, puede y debe cambiar, algo se puede hacer, cuando menos hay que comenzar barriendo a diario las calles juntando la basura, pintando las fachadas, arreglando y despejando las banquetas, ordenando el comercio informal y limitando el estacionamiento en las calles de vialidad importante, retirando puestos ambulantes mal ubicados y otras cosas más. Los ciudadanos y las autoridades municipales saben y tienen la solución, solo hay que pasar de la teoría a la práctica.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *