Comunidad Parroquial De Nuestra Señora Del Rosario Celebró Sus Fiestas Patronales

Del 29 de septiembre al 7 de octubre la comunidad parroquial de Nuestra Señora del Rosario, en San Juan de los lagos, celebró con júbilo y solemnidad, sus fiestas patronales.

rosario-1

Cohetes, danzas y campanas invitaban a los fieles para unirse en la plegaria y la gratitud al reconocer los favores recibidos de Dios durante el año, gracias a la amorosa intercesión de la Virgen María. La adoración al Santísimo, el rezo del Rosario, la celebración de la Eucaristía, los actos penitenciales y la recepción del sacramento de la confirmación dejaron, sin duda, abundantes bendiciones en el corazón de quienes participaron con devoción en el novenario.

Durante los días del novenario presidieron la Eucaristía solemne algunos sacerdotes que han prestado sus servicios en la comunidad, como el padre Ignacio Barba Palos, quien fuera primer párroco de la comunidad; el padre Fernando Varela Gamiño, quien fue segundo párroco; también alguien que acompañó los primeros pasos de la comunidad antes de ser parroquia, el padre Emiliano Valadez Fernández; y quien representó la madurez de la comunidad compartiendo sus frutos con otros, el padre Luis Miguel Hermosillo González, originario de esta comunidad parroquial.

“La predicación durante el novenario tuvo como temática la invitación a llevar en la vida de cada día un comportamiento moral cristiano, partiendo de la reflexión de los diez mandamientos, que son guía segura que garantiza una vida grata a Dios y una sana convivencia entre todos” indicó el padre Saúl Jiménez, quien estuvo muy de cerca coordinando la organización de las celebraciones litúrgicas.

Un momento de gracia particular, lo vivieron 138 adolescentes, quienes recibieron el sacramento de la Confirmación el día primero de octubre por ministerio del Sr. Obispo Jorge Alberto Cavazos Arizpe. En su primera visita a la parroquia, el Obispo encargó, no solo a los adolescentes, sino a todos los miembros de la comunidad, ser dóciles al Espíritu, así como lo fue la Virgen María, agradeció a los padres de familia su preocupación por la formación cristiana de sus hijos y les pidió no descuidar el tesoro de su propia familia.

El día de la solemnidad de la Virgen del Rosario los fieles acompañaron la Imagen de la Virgen María en el recorrido que se realizó por algunas calles de la parroquia. La banda de guerra, la danza y “los monos” anunciaban a su paso por las calles que Alguien importante estaba por pasar y poco más atrás se veía, engalanada en un hermoso carro alegórico con niños vestidos de angelitos, la imagen bendita de Nuestra Señora del Rosario; la gente seguía la procesión rezando el Santo Rosario, cantando y lanzando vivas, dando con ello testimonio de su fe.

Los asistentes a la procesión recibieron la bendición con la imagen y luego pasaron a celebrar la Solemne Eucaristía, presidida por el vicario general de la diócesis, el padre Ramón Orozco Muñoz, quien durante la homilía invitó a los presentes seguir el ejemplo de María “atenta en la oración a la escucha de la Palabra y diligente para llevar la misericordia a los necesitados”.

Todos los días, al terminar la Eucaristía, hubo momentos de convivencia familiar, se podía cenar, escuchar la música o divertirse en los juegos mecánicos, todo esto gracias a la organización de la Kermesse, en la que participaron los grupos y sectores de la parroquia.

“La fiesta no comienza el primer día del novenario, sino desde mucho tiempo antes, son meses de preparación para organizar la participación de los barrios, las comunidades campesinas y todos los grupos y movimientos que hay en nuestra parroquia” señaló el señor cura Enrique Gómez Ulloa, párroco de la comunidad, quien agradeció al final de las fiestas a todos los que participaron.

Por: Padre Ildefonso García

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *